mapa_vitacura

Ya lo hemos dicho en innumerables ocasiones, el hambre, las jubilaciones miserables de la gran mayoría de los chilenos, el endeudamiento endemoniado en que deben incurrir muchas familias para pagar la educación de sus hijos no son los únicos problemas que atormentan a los chilenos.

Un lector, presumiblemente buen vecino de la comuna de Las Condes o Vitacura, hizo llegar una carta a El Mercurio acusando el grave problema de los tacos que se advierte en los sectores de Tabancura y Estoril (si usted no sabe qué lugares son esos, le contamos que son dos avenidas que atraviesan de norte a sur y viceversa las citadas comunas).

“Ayer, a mediodía, demoré casi media hora en avanzar las últimas dos cuadras de Tabancura. La razón, había estacionado un camión en una de las dos pistas de circulación, descargando materiales para los trabajos que se están efectuando en esta arteria”, se queja la persona.

Según dice además, “estos trabajos, juntos a los de la calle Estoril, llevan más de dos años de ejecución y es indignante ver su lentitud y la cero preocupación de la Municipalidad de Vitacura por aliviar esta situación para los vecinos”.

“Por ejemplo, ¿no se podría trabajar de noche?, ¿no podrían poner más cuadrillas de operarios para avanzar más rápido?, ¿no podrían poner un cartel indicando cuándo se van a terminar los trabajos?”, se pregunta la persona que firma como Alejandro Cifuentes.

“Invito a los funcionarios de la municipalidad a ver los tacos que se producen todos los días, y que llegan desde la bajada de Santa Teresita o desde los empalmes de Costanera Norte, produciendo además peligros de accidentes”, cierra la misiva.