Manuel Guerra

El fiscal del caso Penta Manuel Guerra, sostuvo que la mayoría de los políticos involucrados en delitos por financiamiento irregular de la política que pueden ser condenados no irán a prisión, a diferencia del senador Jaime Orpis, que actualmente, como medida cautelar, se encuentra en prisión preventiva en la cárcel Capitán Yaber porque en su caso se configuran delitos como fraude al fisco.

El investigador del Ministerio Público reveló que pese a que la arista del Caso Penta comienza a cerrarse, se podrían abrir nuevas investigaciones en otras 10 empresas a partir de los aportes a al ex candidato presidencial Laurence Golborne, en entrevista con La Tercera y sostuvo que no descarta que surjan otros políticos involucrados.

Sobre el estado de esta nueva arista, Guerra comentó: “Tenemos una querella deducida por el Servicio de Impuestos Internos en contra de Laurence Golborne por lo que fue la emisión de boletas y facturas que significaron recursos para su campaña y, por lo tanto, eso involucra a 10 empresas distintas. Con ese aval podemos indagar seriamente la situación de estas empresas no solo en cuanto a las facturas de Golborne, sino que además ver si hay delito por parte de los representantes legales de estas, como también respecto de otras facturas que aparezcan rectificadas y que den cuenta de servicios que no fueron prestados. Vamos a indagar y si tenemos que formalizar a personas vinculadas a estas otras diez empresas, porque llegamos a la convicción de que hay delito, lo vamos a hacer”.

“Es una posibilidad cierta de que otras personas que hasta ahora no han sido formalizadas tengan que enfrentar formalizaciones, si es que determinamos delitos”, aseguró Guerra, y agregó que: “Hemos estado desarrollando diligencias relevantes, principalmente declaraciones, porque aquí hay mucho documento tributario cuestionado”.

El fiscal también se refirió a las bajas penas que arriesgan estos delitos: “En general la mayoría de las personas que puedan ser condenadas probablemente no los sean a penas de cárcel y eso pasa por las bajas penas que tienen señalados los delitos tributarios”.

“Los delitos tributarios por regla general no tienen señalada pena de crimen y la forma de llegar a tener pena de crimen es mediante la configuración de circunstancias agravantes como la reiteración u otras circunstancias que señala la ley o en que en realidad tengan más de un delito. Por ejemplo, es lo que hemos visto en la situación de senador Orpis, donde en definitiva el delito de crimen es el delito de fraude al fisco. No podemos generar en la población una expectativa de que todos estos casos van a terminar sí o sí en la cárcel cuando no es así”, explicó.