orpis

A las 9 de la mañana de este martes, en pleno solsticio de invierno, justo cuando la ciudad poco a poco empieza a normalizarse tras la vorágine de la hora punta en el transporte público, la directiva de la UDI se dirigirá hasta el anexo cárcel Capitán Yáber para visitar a uno de sus ex militantes, el senador Jaime Orpis, quien se encuentra en prisión preventiva desde el jueves de la semana pasada cuando la Corte de Apelaciones de Santiago revocó la decisión adoptada por el Cuarto Juzgado de Garantía el 6 de junio.

“Esta es una cuestión que es transversal y que no se ha dado, en términos de sanciones, igual para ninguna otra persona y por eso creemos que se está cometiendo una injusticia, porque la medida es desproporcionada y es desigual y más allá de cálculos políticos, de conveniencia o no, creemos que hay que ser solidarios cuando la gente está pasándolo mal”, dijo el presidente del partido, Hernán Larraín.

Su compañero de bancada, Juan Antonio Coloma afirmó que “he sido, soy y seré amigo de Jaime Orpis, más que como un colectivo, es algo personal, en lo humano. Creo que es una persona muy noble, que obviamente cometió un error, que él lo reconoció, pero no tiene nada que ver eso con lo que hoy se le está acusando, ni menos con pensar que es un peligro para la sociedad y voy a acompañarlo como ser humano”.

El fin de semana, particularmente el domingo por la mañana, Orpis fue visitado por su familia, entre ellos Ana Luisa Jouanne.

Cabe recordar que el parlamentario fue formalizado por fraude al fisco, delitos tributarios y cohecho. Al desaforado parlamentario se le acusa de haber recibido pagos irregulares de Corpesca por más de 230 millones de pesos.

“Jaime es esencialmente un hombre bueno, que cometió errores (…) si bien hay una parte que él ha reconocido, hasta el último día él va a defender que jamás se ha enriquecido con platas que no son de él por mucho que la fiscalía trate de demostrar cosas distintas majaderamente”, fue lo que dijo su mujer el día que lo metieron preso.