billetes a1

A propósito de los cinco palos de jubilación que reciben cada 30 días algunos exfuncionarios de Gendarmería, La Tercera da cuenta en una publicación de este lunes el abismo de diferencia que existe en Chile en las pensiones que perciben los uniformados frente a la de los civiles.

Sólo para calentar el ambiente, en los último 10 años las jubilaciones en las tres ramas de las Fuerzas Armadas han subido 75%, mientras que en el mundo civil, 33,9%.

Al llevar esos porcentajes a lucas, a esa plata que suena en el bolsillo, el mundo castrense hoy tiene una pensión de 866 mil pesos. En el caso de los civiles, el incremento en las jubilaciones pasó en 10 años de  $ 233 mil a $ 312 mil.

“Considerando que la inflación acumulada en ese periodo ha sido mayor a 40%, a diferencia del caso de las pensiones de las FFAA, las jubilaciones promedio del sistema de AFP se han reducido en términos reales”, explicó Vicente Lazen, director de RegFin y ex intendente de fiscalización de la SP.

El experto indicó además que las pensiones en el mundo civil están supeditadas a factores externos como la tasa de interés y los cambios en la tasa de mortalidad, en tanto que “las FFAA se rigen por normas discrecionales”; vale decir, los establecido en la norna.

Para Lazen, “la reforma al sistema de pensiones realizada durante la dictadura implicó profundos cambios al régimen civil de pensiones (…) Las FFAA y los Carabineros y su personal asimilado se excluyeron del sistema privado y, aún en la actualidad, mantienen sus regímenes previos de prestación definida con condiciones de derecho y pensiones más generosas, en buena parte, subsidiadas por el Estado”.