MEO 2016 A1

En la actividad “La fiesta del Cambio” en el bar Las Tejas, organizada por el PRO para presentar los candidatos a las próximas elecciones municipales de octubre de este año, Marco Enríquez-Ominami volvió a la esfera pública tras revelarse los antecedentes sobre el jet privado que utilizó durante su campaña como candidato presidencial, el año 2013.

Acompañado la presidenta del partido Patricia Morales -quien ya anunció ya su candidatura por Santiago-, ME-O se refirió a los ex presidentes Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, “que nos quieren decir que las recetas de antes sirven para hoy”.

“Hay una película que es bastante buena, que se llama el día de la marmota; que todo el día se parezca al de ayer, a eso nos invitan Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, a que vivamos como marmotas. Yo no quiero vivir como una marmota”, afirmó.

Asimismo, culpó a los ex mandatarios de que “la economía no va bien, y no va bien porque hubo un presidente que nos propuso crecer para sus amigos -Sebastián Piñera- y otro para grandes empresas -Ricardo Lagos-“.

Respecto a los juicios a los que se ha visto expuesto el ex candidato presidencial del PRO, advirtió que “podrán seguir las acusaciones, las tengo anotadas, son 21; sigan porque no me van a tumbar”.

Asimismo, hizo un llamado a los partidos tradicionales a que “no nos mientan, no jueguen a la cachetada del payaso”.

“Queremos una Constitución nueva, que se haga cargo de cosas tan simples como el reconocimiento de los pueblos originarios, que no está en la Constitución de Chile. Qué manera de irrespetar a los mapuche, a los rapa nui, a los aymaras, que no reconociendo su lengua”, sostuvo también.

Por último, entregó un mensaje a los jóvenes: “no tienen derecho a decepcionarse, no tengo yo derecho a aflojar, pero no por mí, por nuestros abuelos y nuestros padres que murieron por este país, que lucharon. No tenemos derecho a decepcionarnos, porque se lo debemos a nuestros hijos. Son nuestros hijos los que hoy se educan en liceos llenos de estigmas, los que hoy estudian en educación particular subvencionada o privada también, llena de abusos. Ese es el desafío”.