Ministerio Público se querella contra fiscal por obstruir investigación de tráfico y mentir a jueza para conseguir allanamiento

El jefe regional Sur, Raúl Guzmán ingresó esta “querella de capítulo” en la Corte de Apelaciones de Santiago, en contra del perseguidor Centro Norte, Álvaro Núñez, por hechos ocurridos la noche del 18 de julio de 2012, cuando ejercía el turno de noche. En esa oportunidad realizó un llamado telefónico a la magistrada del Quinto Juzgado de Garantía de Santiago, Sandra Rojas, con el fin de obtener una “orden de estrada, registro e incautación por un caso de tráfico ilícito de estupefacientes en pequeñas cantidades” con datos falsos, instando a que un detective de la PDI, alterara el parte policial.

SVS declara ante fiscalia

Pidiendo expresa reserva y custodia de antecedentes, el titular del Ministerio Público Sur, Raúl Guzmán, interpuso ante la Corte de Apelaciones de Santiago una “querella de capítulo” en contra del fiscal Centro Norte Álvaro Núñez, por obstruir una investigación de tráfico, falsificar documentación, instar a un policía a mentir y faltar a la verdad a una jueza de garantía para conseguir una orden de entrada y registro.

El libelo, que publica íntegramente The Clinic Online, es el paso previo para formalizar la investigación en contra del imputado y pedir medidas cautelares que van desde la más gravosa como es la prisión preventiva u otras como el arresto domiciliario -total o nocturno- arraigo y firma semanal o mensual.

Los hechos por los cuales Guzmán requiere la actuación del tribunal de alzada capitalino, ocurrieron la noche del 18 de julio de 2012, cuando ejercía el turno en la Fiscalía de Primeras Diligencias. En esa oportunidad realizó un llamado telefónico a la magistrada del Quinto Juzgado de Garantía de Santiago, Sandra Rojas, con el fin de obtener una “orden de estrada, registro e incautación por un caso de tráfico ilícito de estupefacientes en pequeñas cantidades” que, presumiblemente, ocurría en la comuna de Lo Prado.

“Al momento de entregar los antecedentes con que contaba para solicitar la orden referida y frente a una pregunta realizada por la señora magistrada de turno, en orden a saber cómo llegan los policías (PDI) al lugar, tras simular estar leyendo un documento, señala el fiscal que gracias a un llamado anónimo de un vecino, los funcionarios policiales tomaron conocimiento del hecho delictual y se apersonaron en el sito del suceso. Dicho antecedente resultó ser falso en cuanto inexistente, toda vez que no provino de información alguna que el fiscal mantuviera en su poder. En base a los antecedentes expuestos se concedió la orden (…)”, señala la acción legal.

El parte

La autorización era sólo el comienzo del delito imputado por Guzmán a Núñez. Acto seguido se comunicó con el detective de la PDI Kurt Borneck de la Bicrim de Pudahuel.

“En dicha conversación, informa a título de advertencia al funcionario policial, del hecho que, ante la consulta de la jueza de garantía (…) sobre cómo había llegado la PDI al sitio del suceso, él le indicó que fue en razón de un llamado telefónico anónimo, el cual había sido hecho por un vecino, quien señaló que en el lugar vendían drogas, por lo que a raíz de este llamado, detectan la existencia del delito haciendo vigilancias discretas”, sigue el escrito de Guzmán.

Posteriormente, Guzmán Núñez inquiere al policía para que agregue estos últimos datos al parte policial, pese a que “le constaba que dicho antecedente no era efectivo (…) toda vez “que así se lo hizo ver el propio funcionario” de la PDI “de manera inmediata”.

“Frente a la renuencia del (policía) Kurt Borneck, el cual señala que comentaron previamente a la fiscal anterior de lo que ocurrió que fue transitando por el lugar vieron la transacción, el fiscal Álvaro Núñez insiste (…) Para darle más énfasis a esta idea y jactarse de ello, agrega el fiscal Núñez al final de su conversación (…) ‘Así es que hay que conseguirse las órdenes’”, agrega la presentación.

El regional Sur apuntó que no bastó con lo anterior, sino que además envió a la magistrada un parte preparado por él a la magistrada y que se incluyó en la carpeta judicial e investigativa”.

Falta de probidad

A juicio de Guzmán, el fiscal adjunto no sólo atentó en contra de la probidad en el ejercicio de su cargo como funcionario público que “detenta el ejercicio de la potestad punitiva”, sino que además incurrió en “abuso de poder” pese a estar llamado “a resguardar los derechos de las personas”.

Previamente a la investigación criminal que derivó en esta “querella de capítulo” el jefe regional Centro Norte Andrés Montes, ordenó un sumario administrativo a cargo de la fiscal Ximena Chong, la misma que hoy sustancia el caso Corpesca.

Las diligencias quedaron a cargo del OS-9 de Carabineros, unidad que interrogó a los detectives, dejando al descubierta la irregularidad.

Terminada esta indagatoria, a Núñez le fue aplicada una multa del 50% de su sueldo.

En dicho expediente, Núñez aseguró que todo se trató de un mal entendido.

Si la Corte de Santiago acoge la querella de capítulo en contra de Núñez, los antecedentes serán derivados al Séptimo Juzgado de Garantía, donde Guzmán solicitará fecha para formalizarlo por falsificación y obstrucción a la investigación, donde podría enfrentar una eventual condena y expulsión del Ministerio Público.

El abogado, Ricardo Freire, patrocinante de Núñez, indicó que “si bien mi representado cometió un lamentable error en el marco de su actuación administrativa como fiscal -por lo que fue sancionado por el Ministerio Público- tales hechos no son constitutivos de los delitos por los que se le pretende formalizar. En definitiva, estamos en presencia de faltas administrativas ya sancionadas, pero en ningún caso de delitos, como demostraremos en las instancias judiciales respectivas”.

Lea la querella completa

The Clinic Newsletter
Comentarios