Ex jefe de la FACh revela detalles de cómo se instaló modelo de las AFP y cuenta qué quería hacer Pinochet tras triunfo del No

Pinochet “no tenía ningun entusiasmo por este proyecto, se oponía casi completamente a él”, dijo el padre de la exministra Evelyn Matthei y otrora miembro de la Junta Militar. Sobre la noche del 5 de octubre de 1988, contó que Pinochet le pidió a él, a Merino y a Stange sumarse para sacar a las Fuerzas Armadas a la calle. “Quería en el fondo un nuevo golpe de estado, y ahí lo paramos todos”.

matthei

El ex comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, Fernando Matthei, es junto con el ex jefe de Carabineros, Rodolfo Stange, y los generales (r) del Ejército, Santiago Sinclair y Jorge Lucar, el único miembro que queda con vida de la Junta Militar que lideró entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990 el dictador Augusto Pinochet. A diferencia de éstos, Matthei formó para de la Junta desde 1978, por lo que fue testigo presencial de situaciones que el resto no, como la comentada reforma previsional, que no fue otra cosa que el paso de un sistema de reparto a uno de capitalización individual, más conocido como las AFP. De esto, y de otros pasajes de la dictadura, habló anoche con Ignacio Franzani en el programa “Mentiras verdaderas” de La Red.

El modelo de las AFP

“La primera vez que yo sentí que había algo que había que enfrentar y resolver fue cuando Sergio de Castro, Miguel Kast, personas que yo admirada por sus capacidades y su compromiso con el país, nos informaron de que no había forma de resolver la deuda que tenía el Estado con las pensiones”, parte diciendo en el espacio televisivo el padre de la exministra Evelyn Matthei al ser consultado por el tema de la jubilaciones.

Según Matthei, el modelo que había “era tremendamente injusto”, pues “permitía hacer favores”.

Junto con eso, dice que problema que había en el país era que “toda la plata de la previsión se gastó, y el Estado tenía que pagar. Como el Estado no tenía plata, la única forma era de engañar, ¿como se engaña? Con inflación”.

Así las cosas, era necesaria un reforma, hecho que no tenía muy convencidos ni a Pinochet ni al resto de los uniformados.

“Para las Fuerzas Armadas era importante seguir con el sistema previsional que tenemos”, responde al ser consultado por la resistencia a implementar el cambio.

“Tenían temor de que se llegara también a incluir a las Fuerzas Armadas en el ahorro personal, que yo personalmente favorecia”.

Yendo al punto de las dudas de Pinochet, hecho que queda constatado tras la revelación del acta 398 de la época, admite derechamente que Pinochet “no tenía ningun entusiasmo por este proyecto, se oponía casi completamente a él”.

“Debo decir que el que más se la jugó por este sistema, aunque sea hoy día muy impopular , fui yo. Probablemente por educación. Mi familia siempre pensó que uno debía trabajar en su vida, debía ahorrar, y no debía cargar ni vivir de los hijos. En cambio en el sistema de reparto todo está basado en que los hijos, cuando uno se retira, los hijos trabajan y le pagan la pensión a los viejos. ¡Pero los hijos tiene que educar a sus propios hijos! Para mí, por dignidad, no quiero que mis hijos me paguen a mí”.

¿Con qué argumentos se resistía Pinochet? le pregunta el conductor

“No, él nunca usó argumentos, no estaba entusiastamente de acuerdo, pero aceptó que llegara este proyecto, por sus ministros, a ser discutido en la Junta. De manera que si él se hubiera opuesto realmente, no habrían llegado las cosas a ese nivel”, contesta.

Sobre el mentor de la reforma, el exministro José Piñera, cuenta que “habló muchas veces conmigo privadamente. Iba a almorzar conmigo en el Diego Portales, y me explicaba el detalle, porque yo cuando me voy a jugar por algo, yo necesito saber a fondo. Tuvimos largas conversaciones, yo le hice muchas preguntas, entonces yo me convencí de que ese era un buen sistema”.

Ante las dudas que había en el mando militar, revela que a Piñera, “la primera pregunta que le hicieron en la Junta, un general de Ejército, fue ‘dígame en qué país está funcionado esto. En ninguno”.

“Yo admiraba el trabajo que hacía él (Piñera), era un hombre que se la jugaba por entero, y que la gente le creía, yo le creía”.

Sobre la citada frase de Pinochet, quien previó que con el nuevo modelo surgirían dos o seis imperios económicos que controlarían todo,, responde que “eso no lo sé, nunca escuché ese argumento de parte de él. De hecho, él aprobó la ley, obviamente no habría ley si él no lo hubiera aprobado”.

“El triunfo del no”

En la extensa entrevista concedida al programa, Matthei también cuenta qué pasó la noche del triunfo del NO, el 5 de octubre de 1988.

“El general Pinochet estaba de civil, y estaba sumamente tranquilo, muy tranquilo, pero se expuso la situación, y entonces el dijo ‘ahora entonces sacamos las fuerzas a la calle'”.

“Eso lo dijo él, muy tranquilo (…) estaba todo preparado, no sé, yo personalmente no tuve nada que ver con eso”, agrega.

En su versión, afirma que “me paré, le dije, permiso mi general, hoy día la fuerza aérea no va a salir a la calle (…) había escuchado los rumores, no había visto nada, pero sabía que el Ejército estaba preparado para actuar”.

Dice que al preguntar Pinochet a Merino, este le respondió, “hoy día hemos sufrido una derrota, pero con honor, si salimos a la calle, vamos a terminar igual derrotados, pero vamos a terminar con oprobio”.

“Y Carabineros?”, espetó Pinochet, ante lo que el entonces general Stange sostuvo: “tampoco”

“Bueno, entonces tendré que salir sólo con el Ejército”, es la afirmación que Pinochet puso sobre la mesa.

“Esa es la esencia de la conversación que hubo después”, indica Matthei.

“No hubo ningún acto de descontrol de él ante esta negativa, él reaccionó muy tranquilo”, completa Matthei.

De lo que siguió, dice que entonces Pinochet los instó a firmar un acta de dicha reunión, cuyo contenido tenía que ver con los tres le entregaban todo el poder.

“Quería en el fondo un nuevo golpe de estado, y ahí lo paramos todos”, afirma.

Comentarios