jorge burgos a1 1

El Mercurio dedica su editorial de este miércoles a analizar la tesis del exministro Jorge Burgos sobre el futuro de la Nueva mayoría, toda vez que la polémica está instalada y los hechos parecen tener dividida a la DC al respecto.

“Sus ideas acerca de la gravedad de la situación quedan reflejadas en el empleo de una metáfora ferroviaria. En sus propias palabras: “El país se ha descarrilado y hay que ponerlo otra vez en la vía”. Una crisis de confianza, poco énfasis en el crecimiento económico, dispersión de ideas dentro de la Nueva Mayoría, un fenómeno similar dentro de la Democracia Cristiana, influencia desmedida del Partido Comunista en el Gobierno, son todos factores que a juicio del dirigente han contribuido a crear las condiciones políticas actuales, las que equivalen a tener al país fuera de sus rieles”, sostiene el espacio de opinión del medio de la familia Edwards.

Sostiene El Mercurio que “desde su privilegiada posición, tanto de protagonista como de testigo directo del funcionamiento del Gobierno, Jorge Burgos pudo observar el desarrollo de la actividad gubernamental, y sus percepciones tienen indudable valor. Concluye él en forma nítida que el nivel de influencia programática que ha tenido el Partido Comunista en este gobierno ha sido exagerado y negativo. Puede ser un actor válido en la política chilena, afirma, pero es más bien una complicación tenerlo dentro del Gobierno buscando fórmulas para lograr cierto predominio interno”.

Acá, refiere que “desde las ideas extemporáneas, como la expropiación de empresas, hasta las diferencias valóricas se revela un abismo entre ambas colectividades”; vale decir, la DC y el PC.

“Las reacciones a sus palabras de los propios comunistas parecen ratificarlo”, afirma el medio.

Así las cosas, El Mercurio asevera que “las opiniones del ex ministro despiertan gran respaldo dentro de un significativo sector de los dirigentes de su partido”, entonces, “la propuesta de Burgos de iniciar ese acercamiento entre dos de las corrientes que representan el centro y la izquierda debiera interesar a muchos. Si se logra, otras corrientes, como el Partido Comunista, podrían adherir a él o mantenerse al margen”.