instituto nacional

El historiador Sergio Villalobos examinó con dureza la crisis que atraviesa el Instituto Nacional, luego de haber perdido la condición de colegio de excelencia. El académico fue uno de los institutanos que abordó el tema con La Segunda.

“El Instituto Nacional fue el colegio de mayor prestigio a nivel nacional, pero esto duró mientras hubo orden, disciplina y antes de que la juventud fuera contaminada con la politiquería y entretenciones fáciles. Hoy es sólo un liceo más, por más que le cuelguen títulos”, opina.

Villalobos extrapola esta situación a lo que acontece con la sociedad chilena en general.

Por eso, asevera que lo que ocurre es propio de la “vida política nacional y la crisis moral y cultural que vivimos”.

“Es difícil reaccionar con autoridades que son endebles, con directores que dirigen el colegio que no son grandes maestros como antes, sino profesores comunes y corrientes. Hoy los alumnos hacen lo que quieren”,  afirma.

En un tono más medido, el excontralor Ramiro Mendoza dice que “me produce una tristeza enorme”.

“Esta es la crónica de un destino anunciado. Cuando dejamos que han sido o están engarzadas con el nacimiento del país, estamos arriesgando el desarrollo. Precisamente éste era el lugar donde se producía la interrelación y la incumbencia de todos los sectores”, sostiene.

El psiquiatra y dramaturgo, Marco Antonio de la Parra, es otro de lo otrora alumnos del que por décadas ha sido considerado el mejor colegio del país.

De la Parra atribuye la crisis a “los continuos paros y tomas que han desmantelado la excelencia”.

También habla de que se haya eliminado la selección por mérito. “En mis tiempos uno se preparaba con profesores particulares para rendir la prueba de postulación”.

Una visión similar tiene el periodista y escritor Héctor Véliz Meza.

“En la década del 60′ los alumnos se destacaban no sólo por ser talentosos, sino por ser personas interesadas en estudiar. No importaba la condición social”.

Para el experto en el origen de las palabras, “nunca debió eliminarse la prueba de ingreso porque juntar personas talentosas crea profesionales”.