29 de Abril de 2016/SANTIAGO El presidente del Holding, Andronico Luksic, durante la Junta de Accionistas 2016 de l Holding Quiñenco S.A. realizada en el Hotel Ritz-Carlton. FOTO: PABLO VERA LISPERGUER/AGENCIAUNO

A cinco años de su última entrevista, Andrónico Luksic Craig explica que ahora decidió enfrentarse a un cuestionario de La Tercera “porque me preocupa el país y creo que es momento que todos, todos, saquemos la voz y nos pongamos a trabajar, porque enfrentamos una situación muy difícil. Es importante que el mundo empresarial empiece a dar su opinión, que salgamos de esta idea de que los empresarios debemos trabajar, cumplir las reglas del juego, pero dar pocas opiniones. Es bueno decir lo que uno piensa sobre lo que le está pasando al país”.

El presidente de Quiñenco y vicepresidente del Banco de Chile no está contento con el gobierno de Michelle Bachelet y tras haber pasado varias semanas en el extranjero, cuenta que “afuera nadie entiende qué ha pasado en el país, qué le está pasando a Chile”.

“El gobierno se comprometió con una serie de reformas para Chile que fueron mal diseñadas, mal aplicadas y muy rápido. Se necesitaba una reforma tributaria para pagar en parte los cambios que se querían en educación y los sabios de la época tejieron una entelequia inentendible con una buena dosis de ideología trasnochada y fracasada. Si querían subir los impuestos, había que subirlos a lo que hubiese determinado el gobierno y el Congreso, pero salió un pollo con cabeza de chancho, que trataron de arreglar a menos de un año de aprobada la ley, porque se estaban afectando el empleo, el crecimiento y la inversión. Y recordemos que esa ley salió también con el apoyo de la oposición, porque nadie quería perderse la foto. Eso generó un desconcierto grande, que aún persiste”, sostiene.

El empresario de 62 años asegura que nos encontramos ante una crisis política e institucional: “por una parte, tenemos un gobierno alicaído, políticos y empresarios desprestigiados, instituciones golpeadas. Y por otra, ha habido muchas cruzadas que buscan maximizar el descontento sin reparar en el daño que eso va produciendo en la sociedad. Es muy grave la postura de algunas minorías vociferantes. Estoy seguro de que la mayoría de los chilenos no quiere volver a un Chile dividido por las ideologías y es curioso que algunos pretendan eso cuando el mundo avanza en la dirección opuesta”.

Agrega que “tenemos que cuidar el país, mejorarlo, tenemos el imperativo de hacer los cambios necesarios. Parece que estuviéramos siempre esperando que estallen los problemas para actuar. Todos sabemos que hay problemas en salud, educación, delincuencia, el conflicto en La Araucanía, el Transantiago, que es indigno y ya lleva 10 años. ¿Qué esperamos para actuar? En Chile podemos hacer mejor las cosas”.

Al ser preguntado sobre si piensa que Chile es un país injusto, aprovecha de mostrar su oposición a la gratuidad universal en la educación superior: “hay desigualdad, sí. Pero ¿sabe qué sería más injusto? Que mis hijos o mis nietos fueran a la universidad en forma gratuita, pagados por todos los chilenos. Chile es un país con un ingreso per cápita de US$ 20 mil. No alcanza, tenemos que focalizar los recursos en aquellos que más lo necesitan. No puede ser gratuita la universidad para todos, mientras tenemos los problemas graves en seguridad, salud, transporte, pensiones, en educación preescolar, básica y media.

En el video que hace cuatro meses Luksic grabó y viralizó por YouTube, dijo ser “un ser humano como todos, pero poderoso”, cuenta que “se han reído harto de esa frase y yo también… En el video me hice cargo de lo que dicen a cada rato, que soy ‘poderoso’. Y no tengo poder fuera de mi ámbito, fuera de los negocios y las empresas donde soy presidente o donde somos accionistas relevantes”.

Las AFP

El grupo Luksic ha obtenido financiamiento de las AFP, tanto en acciones como en bonos a sus empresas. Al ser cuestionado porque grandes grupos reciban ahorros de los futuros pensionados, se defiende indicando que “en este tema hay mucha ignorancia. Ha faltado informar de forma más didáctica por parte de las AFP para que todos puedan entender cómo funciona el sistema. Los fondos de pensiones invierten en acciones y bonos de las grandes empresas para recibir también la rentabilidad que generan esas empresas, lo que contribuye a aumentar las pensiones. Es momento de despejar los mitos: cerca del 4% del total de los fondos de pensiones está invertido en empresas relacionadas a Quiñenco. Un 4%, y para nosotros esa es una responsabilidad. Así como tenemos muchos accionistas minoritarios, sabemos que hay fondos previsionales detrás y tenemos que responderles con rentabilidad”.

Cree que en Chile, “las pensiones son en muchos casos muy bajas, y eso es porque el ahorro es bajo. Pero de nuevo, hace rato que se viene hablando de la necesidad de aumentar el ahorro, que es el tema de fondo. La pregunta es por qué nos demoramos tanto en avanzar con soluciones técnicas y respaldadas. Hay que aumentar el ahorro y debemos participar los empleadores y, además, el Estado. Hay otras palancas que también es necesario mover: la mitad de los afiliados a las AFP no se impone regularmente. Los independientes no están obligados a hacer imposiciones. Hay que tomar conciencia de la importancia de ahorrar y de que el problema está en el mercado laboral. La solución es mucho más integral”.

Mundo empresarial

Andrónico Luksic admite que los empresarios están en silencio, porque “estamos golpeados. Y cuando uno es golpeado, se tiende a pensar que es mejor permanecer silencioso, pero creo que no es una buena práctica. Es bueno que los empresarios demos nuestra opinión y participemos más”.

“Ha habido errores y conductas reprochables, que tendrán que ser sancionados si corresponde. Ha habido faltas éticas importantes y tenemos que comprometernos a subir nuestros estándares. Pero la generalización igual me parece injusta respecto de una gran cantidad de empresarios pequeños, medianos y también grandes, que no se han visto involucrados en los casos que hoy están siendo investigados. Estoy seguro de que son muchos más los aciertos. Los empresarios hemos sido partícipes de la construcción de un país que ha avanzado enormemente”, añade.

Acusa el poco apoyo del gobierno a los empresarios, “basta ver la reforma tributaria que aprobaron todos en el Congreso. ¿Fue pro empresarios? Fue contra el emprendimiento y la actividad empresarial. Es clarísimo que se está imponiendo un clima antiempresarial que es dañino para el país. Yo creo en la fiscalización, creo en penar las conductas erróneas, pero otra cosa distinta es una suerte de persecución, un ánimo contra la empresa y el emprendimiento”.

Michelle Bachelet

Frente a los comentarios que han rondado respecto a que el multimillonario apoyó la candidatura de Bachelet, aclaró que “el voto es secreto y lo de mi apoyo es un mito urbano”.

Dice que hoy a la Presidenta “a veo muy debilitada. Pero no sigamos en lo mismo, como disco pegado. El país se está cayendo y entre todos tenemos que levantarlo, hacer que funcione definitivamente mejor”.

“Es el Estado de Chile el que está fallando. Es cosa de ver el caso de los niños que han fallecido en el Sename. ¿Hace cuánto tiempo sabemos que el Sename necesita profundos cambios y no se concreta nada? Y se trata de los más indefensos que, para ayudarlos a surgir, paradójicamente el Estado se hace cargo de ellos. No hay que olvidar que en Chile hay muchos más niños pobres que adultos mayores pobres. ¿Qué estamos haciendo por esos niños? ¿O no estamos haciendo nada porque no marchan? Debemos hacer mejor las cosas”, agrega.

Según él, el mejor gobierno de las últimas décadas ha sido “el de don Patricio Aylwin, por el difícil momento histórico que se vivía y el coraje que tuvo para enfrentarlo. Lo dije con motivo de su lamentable fallecimiento: se echan de menos liderazgos como el suyo”.

Sobre las candidaturas de Sebastián Piñera y Ricardo Lagos, opina que “fueron buenos presidentes, pero cualquiera de los dos va a tener dos grandes desafíos: deberán trabajar duro para sacar el país adelante y tendrán que demostrar que las segundas partes pueden ser buenas, porque hasta ahora, por lo que estamos viendo, las segundas partes son más bien malas…”.

Poniendo sobre la mesa las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el “poderoso” Luksic declara que “más allá del personaje, el fenómeno Trump me interesa. Creo que la candidatura de Trump refleja la necesidad de ir quebrando un establishment político que se ha preocupado más que nada de buscar permanentemente formas de encapsularse en el poder. Esa costra que rodea el poder político en Estados Unidos no es sana”.

Caso Caval

El exoperador político de la UDI, Juan Díaz, declaró anteriormente por el caso Caval, donde afirmó que Natalia Compagnon y Andrónico Luksic tenían un acuerdo para que el Banco de Chile otorgara un crédito por $ 6.500 millones a la empresa de la nuera de Bachelet, con la condición de que se regularizara la construcción de un nuevo edificio de la CCU en la comuna de Quilicura. Asismismo, Díaz agregó que el empresario les prestaba dinero para la compra de los terrenos en Machalí, pero que Compagnon debía hacerse cargo de regularizar el problema de la planta de Quilicura.

Tras su inclusión en calidad de testigo en el caso Caval, Luksic niega que tras una reunión como la que sostuvo con Natalia Compagnon esperaba obtener algo a cambio, y admite como un error haberla recibido y gestionar que ella hiciera negocios con CCU.

Afirma que sus empresas hayan aportado recursos a la campaña de la actual Presidenta, pero explica que “los aportes realizados a diferentes candidatos se hicieron con un criterio de transversalidad y en el marco de la ley, a través del Servel. Y esa ley estableció reserva. Ahora que la ley no permite aportes de las empresas, no habrá aportes. Cero”.

Sobre los insultos del diputado Gaspar Rivas, desaforado por unanimidad, el empresario indica que “insultó a mis dos mamás. Me insultó doblemente, de una manera descarada, insistió en los insultos y me hizo acusaciones falsas. Me afectó. Ahí dije, esto no puede ser, no podemos aceptar que este sea el Chile que se empiece a imponer y las descalificaciones e insultos sean el pan de cada día”.