lagos

A través de su página web primero, y de una entrevista en Cooperativa después, el expresidente Ricardo Lagos concentró la atención del mundo político durante la mañana de este viernes luego de decir -sin decirlo- (valga la redundancia) que está disponible para la carrera presidencial 2017. El ex Jefe de Estado habló de crisis, el CAE, los impuestos, las reformas y los jóvenes, entre otras cosas. Acá las diez frases más comentadas de la jornada.

“Me quiero sumar a ese desafío, soy uno más”, le dijo a Cecilia Rovaretti en Cooperativa cuando empezó a ahondar en su bullada declaración.

“Esta crisis no le hace bien a Chile. A partir de esto, restablezcamos la capacidad de dialogar y alcanzar consensos grandes”, agregó en la misma emisora radial.

“No son las encuestas lo que me guían a tomar esta actitud. Es un camino difícil, escarpado como dirían algunos, pero lo hago en la convicción de ayudar a Chile”, aseveró.

“No podía aceptar que el tema de debate sea si se atreve Lagos o no se atreve”, afirmó, tratando de explicar el asunto de la disponibilidad.

“Que no me digan a mí que por temor a perder una elección no seré candidato. Esos no son elementos que encajan en mi personalidad”, dijo en esa misma línea.

“Los jóvenes tiene razón al estar molestos con el CAE. Si yo fuera joven estaría en contra del CAE”, respondió al ser consultado por el tema, y a propósito de una funa que vivió al arribar a la emisora radial.

“En su momento recorreré el país para apoyar a alcaldes y concejales de la Nueva Mayoría, que competirán en las elecciones municipales”, indicó en torno al tema presidencial.

“La Ley Reservada del Cobre es un tema que no da para más, me parece absurdo”, comentó además.

“El Transantiago hay que abordarlo en su integridad. Sus ejes estructurantes, a la larga, estarán en el Metro”, contestó, requerido por un asunto que también se le achaca.

“Eso está fuera de discusión, si para ser candidatos en un país lo normal es hacerlo hoy a través de primarias que son legales”, zanjó sobre la posibilidad de presentarse a competir antes de ser ungido como carta de la centro-izquierda.