Beccacece A1

Ya había hablado hace una horas atrás y hoy lo vuelve a hacer. Se trata de Gustavo Flores, el preparador de arqueros de la Universidad de Chile que cortó relaciones con Sebastián Beccacece antes de que se agudizara la crisis que terminó con la salida del delfín de Jorge Sampaoli.

“Hablo con la prensa porque que te traten de desleal o de traición, después de llevar tanto tiempo en el fútbol, molesta y duele. No es que yo me quiera quedar, en el club me lo propusieron y la idea me seduce”, dice de entrada a La Tercera.

Flores ahonda en el asunto de los finiquitos, asunto por el que Beccacece lo habría insultado, además de bajarlo del último viaje de la U al norte para medirse con Iquique por la Copa Chile.

“El sábado estaban los finiquitos de todos. La reunión fue a las 12.30 y cuando llegó el abogado me dijo que mi finiquito no estaba y que Andrés Lagos (gerente deportivo) quería hablar conmigo. Firmaron todos sus finiquitos, menos yo. El lunes me dijeron que Carlos Heller quería hablar conmigo”.

Dice que ante esa situación, “Sebastián me preguntó qué iba a hacer. Le dije que no sabía, porque aún no había hablado con Heller. El martes, antes del entrenamiento, me dice que habló con Andrés Lagos para que me trajera el finiquito y lo firmara. Le dije que no, que quería hablar con Carlos Heller”.

Su respuesta, revela a La Tercera, no gustó nada a Beccacece, ante lo que “empezó con una sarta de palabras y actitudes muy feas. Me insultó y las faltas de respeto nunca las voy a permitir”.

Respecto de su permanencia en la U y lo que viene en el corto plazo, dice “la idea es tener un contrato nuevo para seguir trabajando, al tiempo que espera que a la nueva dupla de Víctor Hugo Castañeda con Luis Musrri le “vaya muy bien”.