Trump

Este martes Gringolandia vive una jornada trascendental. Los estadounidenses decidirán si la demócrata Hillary Clinton o el repúblicano Donald Trump se convierte en el sucesor del presidente Barack Obama en la Casa Blanca.

En ese sentido vale comentar que para llegar a este decisivo día, ambos candidatos han debido pasar por potentes campañas marcadas por hitos, escándalos y polémicas que apuntan a comentarios que han realizado respecto a bullados temas, así como también al historial que existe de ambos en materia política, empresarial y personal.

El diario La Tercera recoge 6 hechos importantes que remecieron las campañas tanto de Trump como de Clinton.

1.- La salud de Clinton: La ex primera dama gringa vio debilitada la imagen de fortaleza que proyectaba, luego de sufrir una descompensación durante el homenaje de las víctimas del atentado a las Torres Gemelas. Posteriormente se viralizó un video en el que se puede ver a la ex parlamentaria con dificultades para subirse a una camioneta y mantenerse de pie. El hecho generó dudas respecto a si estaría capacitada para asumir el cargo de presidenta de EE.UU y convertirse así en la primera mujer que llega a la Casa Blanca. Su equipo se defendió dando a conocer el diagnóstico médico, en el que se asegura que existe una neumonía sin mayores complicaciones y tratable.

2.- El candidato Trump se ha ganado el amplio rechazo femenino por sus distintos comentarios en contra del género, llegando a ser tildado derechamente como “misógino”. Uno de los escándalos más llamativos frente a esta materia se produjo cuando reflotó a la luz pública un video de hace 11 años en el que el magnate se jactaba de acosar a las mujeres, agarrarles sus genitales, besarlas sin permiso, afirmando que “todas accederían”, ya que “siendo una estrella se puede hacer lo que se quiera”.

Esto no es todo, ya que en 2015 usó términos como “dog” (perro) y “fat pig” (cerda goda) para hablar de la actriz Rosie O’Donell y a la columnista Ariana Huffington. En tanto, en otras ocasiones Trump aseguró que las mujeres merecen recibir el mismo sueldo que un hombre, siempre y cuando se desempeñen “tan bien como el hombre”.

3.- El racismo y xenofobia de Trump: Algunos analistas creen que gran parte de los gringos sigue apoyando al republicano pese a su abierta campaña anti mexicanos, afroamericanos, musulmanes, etcétera, apunta a la caída de los ingresos y el estancamiento percibido en el país.

Cabe recordar que Trump dijo en 2015 que México “envía a sus criminales deliberadamente a Estados Unidos como indocumentados”, por lo que armaría un “gran muro” en la frontera con los cuates.

En otra oportunidad el multimillonario dijo que los árabes americanos “celebraron” el 11 septiembre tras el ataque terrorista a las Torres Gemelas”.

4.- Los correos privados de Hillary: La demócrata utilizó un servidor privado para recibir y entregar emails con información sensible mientras se desempeñaba como secretaria de estado. Su cagazo apuntó a que ella debía usar una dirección netamente gubernamental. “Cometí un error usando un email privado. Y si pudiera regresar, lo haría diferente”, señaló como especie de mea culpa.

5.- La fortuna de Trump puesta en duda: Según consigna La Tercera, el aspirante al sillón de la Casa Blanca no ha revelado sus declaraciones de impuestos ni el monto de su fortuna. Él se ha defendido señalando que ya se sometió a una auditoría de una agencia tributaria gringa que no le permite hacer público sus datos. Algunos especulan con que no quiere que se sepa que no ha pagado todos sus impuestos federales o que se pueda dedicar a otros negocios.

El The New York Times afirmó hace algún tiempo que Trump usó “métodos legalmente dudosos” para no pagar impuestos en los 90.

6.- La figura de Bill Clinton: Pese a que el apoyo de su marido puede reforzar su campaña, la bullada infidelidad en la que cayó el exmandatario con la becaria de la Casa Blanca, Monica Lewinsky es un elemento que puede jugar en contra para algunos. El perdón que le otorgó a su esposo ha debilitado su postura y discurso feminista, además de bajarle el peso a sus dardos contra Trump por sus comentarios misóginos y sexistas.