Claudio-Naranjo

El psiquiatra chileno Claudio Naranjo, discípulo de Lola Hoffman, y estudioso de la filosofía de George Gurdjieff, concedió recientemente una entrevista a RT en donde se refiere al mal que aqueja a la humanidad -en su opinión-, la violencia con que nos relacionamos los seres humanos, esto a partir del trauma de la mente patriarcal.

“Este mundo está hecho para una ética de guerreros, somos descendientes de tribus guerreras que se disputaban el territorio de forma muy violenta”, afirma el también escritor.

Naranjo explica que este problema de violencia no lo tenían los pueblos pre civilizados. Al respecto, dice que, por ejemplo, cuando los ingleses conocieron a los indígenas americanos encontraron una sociedad de mucha colaboración, “no un mundo competitivo como el mundo occidental”.

Cita que los conquistadores querían comprar las tierras, hablar con quien estaba a cargo, asunto que los autóctonos no comprendían en su entendimiento del mundo basado en la cooperación.

“Hemos matado, hemos cohibido lo primitivo, lo llamamos ‘eso son los bárbaros”, afirma.

“Parece que esto nació con lo que llamamos civilización, pero lo que llamamos civilización es -dicho de otra manera- el dominio masculino. Empezó hace unos 7 mil años, no tanto tiempo atrás”, apunta.

“Siempre los historiadores lo habían visto como un paso adelante en la historia: el calendario, la escritura, la investigación científica, el comienzo, el conocimiento… Siempre se destacaron los progresos de la civilización y no se vio lo que ahora están viendo los arqueólogos, que empezó la injusticia, empezó la esclavitud, empezaron las guerras continuas, el espíritu combativo”, agrega.

Llevado al plano personal, Naranjo sostiene que “todos nos hacemos cómplices de la mentalidad del sistema, de una manera cultural, de una cultura que tiene su propia inercia, una forma de ser que es la única que hemos conocido, pero cada vez que nos encontramos con nuestros hijos, tenemos que ejercer cierta violencia, no sabemos cómo hacerlo mejor”.

Por es que, posteriormente, “aparece el reclamo del niño que vive dentro del adulto, empieza a quejarse de lo que no supo quejarse cuando era niño”.

En síntesis, Naranjo enfatiza que “todos somos víctimas de una sociedad enferma. La civilización es la respuesta a una situación traumática del mundo, una respuesta a una época en la que hubo una gran escasez”.

Ver la entrevista completa acá.