municipales

Convulsionados han sido los primeros días de los alcaldes que acaban de asumir en sus municipios, esto luego de las elecciones del pasado 23 de octubre. A las quejas ya conocidas, como déficits y cajas fuerte vacías, aparecen otras, bastante particulares.

Tal es el caso de Hualpén, donde la PPD Katherine Torres se descargó por la situación en que encontró la alcaldía que dejó Fabiola Lagos, del mismo partido.

Cita El Mercurio que la nueva jefa comunal, en privado, ha hablado de “rotería” y “mala clase”.

El primer calificativo obedece a que al asumir el mando de la localidad se encontraron con, por ejemplo, la contratación de servicio de cables para las oficinas, con canales califas incluidos para todos lo empleados.

El referido mala clase, en tanto, es por cuentas sin pagar, oficinas desprovistas de equipamiento y la desaparición de los discos duros de los computadores con valiosos datos, recoge El Mercurio.

En el mismo municipio, se inició un sumario contra la Dirección de Aseo y se anunció una auditoría interna, esto porque -tras otorgarse vacaciones- por varios días no hubo quien retirase la basura.