Cura Fernando Montes y los enfermos terminales del Punta Peuco: “Tener preso a una persona que no tiene control de su esfínter es denigrante”

“Clarifiquemos lo que se pide (…) hay gente que cree que se está pidiendo indulto. Yo nunca he pedido indulto, solo hemos pedido que las condenas se cumplan de manera mínimamente humanitaria”, recalcó el ex rector de la Universidad Alberto Hurtado.

fernando montes A1

El cura Fernando Montes se volvió a mostrar a favor de otorgar la libertad a algunos presos del penal Punta Peuco que se encuentren con enfermedades terminales, todo esto, apelando a razones humanitarias.

En conversación con T13, el ex rector de la Universidad Alberto Hurtado pidió “evitar los simplismos” en el debate y aclaró que este beneficio hay que dárselo a quienes además de sufrir este tipo de enfermedades, también muestren un claro arrepentimiento, hecho que se tiene que materializar en la colaboración en las investigaciones que se llevan a cabo por los crímenes de lesa humanidad efectuados en la dictadura del tirano.

“He escuchado que algunos dicen que ninguno está arrepentido, que no colaboran (…) pero hay algunos que han colaborado”, recalcó Montes, al mismo tiempo que señaló que “no podemos decir que nadie está arrepentido. Yo tengo otra experiencia. Pero creo que los hechos son de tal magnitud que ojalá sea algo más público (el arrepentimiento) y que vaya acompañado de las consecuencias del pedir perdón, como por ejemplo el colaborar con la justicia”.

En medio de los rumores que apuntan a que un grupo de presos del recinto pedirían perdón en una ceremonia ecuménica, el sacerdote recalcó: “Clarifiquemos lo que se pide (…) hay gente que cree que se está pidiendo indulto. Yo nunca he pedido indulto, solo hemos pedido que las condenas se cumplan de manera mínimamente humanitaria”.

Al respecto el cura advirtió que “tener preso a una persona que no sabe exactamente donde está, que está completamente perdido y que no tiene control de su esfínter, es una cosa denigrante. A quién se le está dando señales con eso, qué país somos que necesita esas señales (…) no se está pidiendo que haya libertad, si no que se le dé un trato mínimamente humano”.

“Para ser preciso tengo fe y esperanza de que no será una treta, pero objetivamente no hay futuro y no hay país si no establecemos confianzas”, cerró.

The Clinic Newsletter
Comentarios