Captura1-2

Alrededor de las nueve de esta mañana, en el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago, partió la audiencia de cierre del pleito verbal entre el diputado ex RN Gaspar Rivas y el empresario millonario, Andrónico Luksic.

Ambas defensas utilizaron a su favor los peritajes lingüísticos hechos por José Luis Samaniego, decano de la Facultad de Letras de la PUC y Secretario de la Academia Chilena de la Lengua, respecto a la expresión “hijo de puta”. La defensa del empresario, por su parte, argumentó que el concepto mencionado es una ofensa directa e indirecta, aunque no hacia la madre de Luksic. “El señor perito repitió en varias oportunidades: hijo de puta afecta e honor de la persona”, dijo el abogado.

Tras los descargos de la parte querellante, la defensa de Gaspar Rivas reconoció que las palabras de su representado eran “soeces y desafortunadas”, pero que el diputado estaba al tanto del significado básico de sus expresiones: “Él sabía lo que significa hijo de puta y por es lo usó: mala persona. Y lo utiliza porque, quizás, diciendo “mala persona” no hubiese tenido la misma repercusión”, dijo la abogada en la audiencia de esta mañana. Luego, agregó que la intención final de Rivas era posicionar “un tema que le preocupaba”, y por esta razón utilizó palabras de tal magnitud.

Finalmente, la defensa del diputado independiente y ex RN pidió que se lo absuelva de las acusaciones del empresario Andrónic Luksic -quien no asistió a la audiencia-, a lo que el juez anunció que la decisión respecto al litigio verbal se conocerán a las 11:00 hrs. de esta mañana.

En desarollo