Un hecho totalmente insólito se produjo al interior de la micro 303 del Transantiago, justo en la esquina de Miraflores con Máximo Humbser.
Según consigna el diario La Cuarta, resulta que el vendedor de helados, Arturo Mora Vásquez (33) apuñaló a un pasajero que fue incapaz de otorgarle el asiento a una abuelita que miraba cómo toda la gente se hacía la loca con el hecho de que estuviera parada durante el trayecto.

El fiscal de la Centro Norte, Gonzalo Gutiérrez soltó que “el imputado, al ver que los asientos para discapacitados estaban ocupados, le dice a uno de los pasajeros: ‘oye, ponte vivo, hay una señora de la tercera edad acá’”.

Añadió que “al ver que la víctima no accede a su solicitud lo apuñala con un cuchillo de 17 centímetros en la zona abdominal perforándole el estómago, para luego darse a la fuga”.

El persecutor detalló que tras notar la cagadita que había quedado, el vendedor de helados decidió arrancar de la micro, mientras la víctima lo persiguió un par de metros por el centro de Santiago.

“El herido lo alcanza tras una cuadra de persecución y da aviso a Carabineros, que se encontraban cerca del lugar. Luego de esto se desvanece en la vía pública producto de la pérdida de sangre de la herida, siendo trasladado hasta la Posta Central, donde quedó internado en estado grave”, dijo Gutiérrez.

Por ahora, Mora quedó en prisión preventiva por los 45 días que dure la investigación. El sujeto tenía antecedentes por robo con sorpresa.