Siempre es un riesgo el humor en el Festival de Viña y este año no fue la excepción. La presentación de Daniela “Chiqui” Aguayo encendió al ‘Mounstro’ y a los usuarios de redes sociales, los que criticaron su stand-up por el alto contenido sexual, las groserías y un “bajo nivel”. Quienes también quisieron referirse al tema fueron la periodista de Teletrecre, Carola Urrejola y la psicoanalista, Constanza Michelson.

Carola Urrejola cuestionó la rutina de la ‘Chiqui’, señalando el poco trabajo en el guión y la falta de ironía y de inteligencia de la artista. “Yo esperaba más. Me decepcionó un poco su rutina. Creí que me iba a reír más y que habría más trabajo de guión”, explicó la periodista a La Segunda.

Asimismo, aseguró que es imposible dejar de lado el tema del género y el debate que causó su presentación. “Para mucha gente es muy provocador ver a una mujer con ese nivel de desenfado y en ese sentido, de todas maneras hay machismo en la evaluación. Pero pensé que iba a ser una rutina más mordaz, más inteligente”, sentenció.

Por el contrario, Constanza Michelson enfatiza en que la crítica al lenguaje utilizado sería un “desplazamiento de una revancha frente a los intensos cuestionamientos que ha recibido lo masculino”.

Así, le parece curioso que el foco esté centrado en la forma y no en el fondo. “Algunos la han comparado con la Valdebenito, diciendo que ésta se rió de los hombres con mayor gracia y elegancia, como si solo se pudiera criticar con una sonrisa que agrade; cosa que en el fondo, reproduce el mismo lugar histórico de la mujer simpática y linda. ¿Se puede criticar a las mujeres sin que sea sexismo? ¿Solo los hombres pueden hacer humor coprolálico y las mujeres deben jugar a las inocentes o femme fatale?”, finalizó.