El cantautor nacional radicado en Gringolandia, Alberto Plaza, se lanzó en picada contra los humoristas Juan Pablo López y Chiqui Aguayo por la sarta de chuchadas y posible vulgaridad en la que cayeron durante sus presentaciones en las primeras dos noches del Festival de Viña del Mar.

A través de una carta en El Mercurio que se titula “Los flaites y el Festival”, el intérprete de Bandido dijo que “escribo con profunda tristeza después de haber visto -lo que alcancé a resistir- a los humoristas de las dos primeras noches del Festival de Viña del Mar. Hemos sido testigo de una paliza, de un linchamiento al decoro y a las buenas costumbres. Con total desvergüenza, hablan con el mismo vocabulario que se emplea en una pelea de bar de mala muerte; con la vulgaridad que cabría esperar en una cárcel, no en el que alguna vez fuera el más respetable e importante escenario de la música latinoamericana”.

Añadió que “los flaites se han apoderado de ese espacio hasta lograr que ni los mismos organizadores sean capaces de poner límites en el juego. Saltaron desde la cloaca y allí se quedaron, salpicando cada uno al que le sigue, provocando una verdadera escalada de degradación, donde ya nadie parece sorprenderse; donde querer cuidar nuestra maravillosa lengua parece ya una quijotada. Y este es un terreno en el cual solo a los humoristas se les acepta semejante picantería”.

A renglón seguido, Plaza aseguró que “nadie imaginaría a un artista hablando en público de esa forma. Tampoco a los animadores. Ni a los conductores de televisión, ni a los deportistas, ni a los comentaristas deportivos, ni a los políticos, ni a los científicos, ni a los periodistas. No. Ese es un terreno que solo se les permite pisar a estos mal llamados humoristas, que por tratar de dar risa, dan pena”.

“La grosería, la palabra vulgar y la ordinariez nunca serán dignas de un escenario como el de Viña y menos de una transmisión televisiva que podría ponerlos en la órbita latinoamericana. No, así nunca lo van a lograr. En otros países todavía existen el decoro y el pudor. Finalmente, les recuerdo a los canales de televisión que, aunque se escudan en que se trata de un horario para adultos, ellos retransmiten fragmentos, que muchas veces son la rutina completa, en horarios matinales, en los que, a la luz de los hechos, habrá que esconder a los niños”, sentenció.

Alberto Plaza
Cantautor