El presidente del Partido Comunista chileno, el diputado Guillermo Teillier, salió al paso de las críticas por la polémica tras la prohibición de entrada a Cuba de la exministra de Educación Mariana Aylwin, señalando que “se nos quiere obligar a que condenemos a Cuba, pero eso no lo vamos a hacer”.

“No hemos condenado y no condenamos porque Cuba ha dado explicaciones y el impasse diplomático se está viviendo a través de Cancillería. Eso está en manos del gobierno chileno, y si es que hay algo que resolver tendrá que hacerlo con el gobierno cubano”, dijo hoy en entrevista con El Mercurio.

Según el parlamentario, fue el secretario general de la OEA (Luis Almagro) quien provocó el impasse diplomático “tratando de ingresar a un país sin pedir el permiso correspondiente. Entonces, por más que el objetivo de la visita sea o no sea loable, los gobiernos tienen derecho a decir que no cuando ven que se transgreden sus normas, y Chile lo ha hecho”.

El diputado por Lo Espejo, Pedro Aguirre Cerda y San Miguel señaló que aún así hay espacio para encontrar un acuerdo programático con la DC, desde donde criticaron duramente al partido de Vicuña Mackenna. “Tenemos que avanzar lo más que podamos. Siempre se van a sostener diferencias, porque somos partidos distintos. Nosotros estamos dispuestos a conversar y a avanzar, no tenemos problemas. El tema de los DD.HH. no empieza ni termina con Cuba”, agregó.

Además, Teillier se refirió a los dichos de Mariana Aylwin donde comparó los casos de detenidos desaparecidos de Chile y la isla caribeña. “No he conocido detenidos desaparecidos en Cuba ni casos de torturas a la escala que ocurrieron en Chile. No existe eso en Cuba. Comparar con la dictadura de Pinochet es una ofensa gratuita, sin ningún asidero. La reacción del gobierno cubano fue contra el secretario general de la OEA”, señaló.