“Carta a la Comunidad de Santiago”.

Así se titula una misiva firmada por las ex directivas de la gestión municipal de Carolina Tohá en Santiago, Magdalena Atria (ex directora jurídica); y Alejandra de la Barra (ex secretaria de planificación), en la que critican con todo la auditoría realizada por el actual edil de la comuna, Felipe Alessandri, sobre el millonario déficit que posee el municipio en materia de educación.

En la carta a la que tuvo acceso The Clinic, las ex directivas aclaran que “el déficit existente en la Dirección de Educación fue informado a las nuevas autoridades en el proceso de entrega, otorgando antecedentes detallados de su composición y proponiendo un plan de trabajo con medidas concretas para enfrentarlo”.

Añadieron al respecto que “el déficit alcanzaba la cifra de 12.000 millones y no de 21.000 millones como se ha dicho ahora. Durante el año 2016 se trabajó arduamente para dimensionar y enfrentar dicho déficit, de consecuencia, sabemos su composición y características y disentimos de las cifras que se han entregado. Las hemos examinado y en ellas hay errores ostensibles al considerar como déficit cosas que no lo son y al sobreestimar los ítems deficitarios”.

En otros pasajes, Atria y de la Barra advierten que “el origen del déficit real de educación deriva de tres situaciones. La primera, y más importante, obedece a deficiencias en el cálculo y el control de las horas docentes. La segunda se debe a pérdidas de subvención y gastos adicionales provocados por las tomas y paros recurrentes y prolongados. La tercera tiene su origen en dos legislaciones aprobadas en los últimos años que generaron gastos adicionales que no fueron solventados”.

A renglón seguido, la carta apunta a que “al momento de producirse el traspaso a la actual administración se entregó un plan de acción con medidas, recursos adicionales y propuestas para enfrentar la situación de déficit durante 2017”.

Por otra parte, señalaron, “el reclamo respecto a un déficit de la Municipalidad, adicional a la situación de educación, es oportunistas y falta a la verdad, partiendo porque vuelve a abultar los números. Además, la Municipalidad arrastraba un déficit desde antes de nuestra administración y lo que hicimos fue reducirlo. Para refrescar la memoria, hacemos referencia al déficit de la Corporación de Desarrollo de Santiago por $2.600 millones que debió absorber el Municipio para sanearla, y a los ingresos consignados en el presupuesto 2013 que eran inexistentes y alcanzaban a 5.500 millones de pesos”.

Agregaron que “a ello se suman $2.518 millones de cuentas sin pagar del 2011 que hubo que solventar y no estaban reconocidas en el presupuesto. Sólo por estos conceptos ya tenemos más de 10.000 millones de déficit heredado.De todos estos antecedentes, así como del déficit preexistente en educación, hay respaldos oficiales en los informes presupuestarios y rendiciones de lamunicipalidad”.

Dicho lo anterior, el documento asegura que “a diferencia del actual déficit de educación, ninguno de estos antecedentes se incluyó en los informes del proceso de entrega cuando asumió nuestra administración. Por el contrario, los antecedentes fueron disimulados en la información entregada y fueron descubriéndose poco a poco durante la gestión. Además, no se dejaron medidas tomadas ni un plan de acción para enfrentar estos problemas”.

“De consecuencia, el tono ácido y descalificador con que se ha tratado el problema del déficit en educación no es justificado. Se trata de un problema real, pero debe ser entendido en su justa dimensión para enfrentarlo con eficacia, como lo hicimos también durante nuestra administración respecto a los problemas que heredamosy nos tocó resolver, cerraron.

Vale decir que el alcalde Felipe Alessandri aseguró a La Tercera que “hoy no tengo ningún peso para pagar los sueldos de mayo”, tras descubrir que en la auditoría encargada se revelaron “sorprendentes” resultados que apuntaban a un déficit total de $21.364 millones de la Dirección de Educación Municipal de Santiago (DEM). Por su parte, se habla de 11 mil millones de pesos en subvenciones públicas que fueron mal usadas.

“Esos fondos se destinaron a cualquier cosa, menos a lo que correspondía. Se les pagó a funcionarios y eso no se puede hacer con la SEP y el PIE”, reclamó el actual edil.

Por esta razón, adelantó, es que el municipio anunció que se querellará por malversación de fondos contra todos los responsables.

“Esta auditoría ha dejado en evidencia una maquinaria muy bien armada para defraudar y que ha llevado a este déficit. No hay registros de que este municipio se haya traspasado en una situación tan precaria. Los colegios están en una situación penitenciaria, en pésimas condiciones”, soltó.