El cantante mexicano Luis Miguel se entregó a la justicia de Estados Unidos, tras la emisión de una orden de arresto en su contra, por el litigio que mantiene pendiente con su exmanager, William Brockhaus.

El ex manager de LuisMi exige el pago de un millón de dólares por incumplimiento de contrato, pero el artista azteca ha declinado asistir a la citaciones de tribunales para enfrentar la demanda.

Por ello la jueza Virginia A Phillips, que lleva el caso, emitió en abril la orden de arresto en su contra. Ante ello Luis Miguel optó por entregarse a la justicia.

Según informa Univisión, el cantante deberá comparecer este martes 2 de mayo a las 18:00 horas en Chile. De no hacerlo sería arrestado.