El Partido Comunista vendió por $3.500 de pesos un centenar de propiedades que fueron indemnización por bienes confiscados en dictadura a la Sociedad Inversiones Progreso SpA, constituida por el militante del PC, Ricardo Castro.

Según consigna La Tercera, este académico de la U. Tecnológica Metropolitana y su socio, el ingeniero Pablo González, pagarán 600 palos como cuota inicial de la adquisición de las propiedades, dentro del cronograma de pagos acordado a 10 años plazo.

En conversación con La Tercera, el timonel de la colectividad, Guillermo Teillier, sostuvo que dichos bienes fueron traspasados la semana pasada, respondiendo así a la nueva ley de partidos que indica que los partidos tienen que usar dos tercios de sus bienes en fines de la actividad que realizan.

De acuerdo al matutino, la sociedad de inversiones Progreso se formó el mismo año en que se dio luz verde a la ley de partidos, es decir, este 2016, por el mencionado Castro, quien integró las Juventudes Comunistas tras militar desde el año 1987 en la colectividad.

Su finalidad, según el Diario Oficial, es “la inversión en toda clase de bienes corporales e incorporales, muebles e inmuebles, negocios, títulos de crédito, efectos de comercio, acciones, bonos, debentures y cualquier otra clase de valores mobiliarios”.

Su giro, en tanto, apunta a “participar en toda clase de sociedades nacionales y extranjeras, asesorías, consultorías y representaciones, y cualquier otro negocio similar o que los constituyentes determinen”.

La Tercera recoge que esta firma será administrada por el dirigente comunista, Ricardo Solé, protagonista del proceso de refichaje de la tienda. También se desempeñó como encargado electoral del partido e integra el comité central de la colectividad.