¿Cómo se ha sentido estos primeros meses en la presidencia de la Cámara de Diputados? No son tiempos fáciles…
No, no son tiempos fáciles, pero siempre he creído que el verdadero político es el que navega cuando las aguas están turbulentas, no cuando están calmas. Ahora, lo importante es hacer desde la testera una buena gestión. Hemos ido desterrando la mayor cantidad de mitos que existían por parte de la derecha, como que la mía sería una presidencia arbitraria, les he demostrado todo lo contrario. Uno puede ser frontal, eso a veces en la política molesta, pero eso no significa que no asumas las responsabilidades de Estado del cargo que estás. Me ha tocado casos en donde he tenido que realizar acciones contra mi propio corazón.

¿Cómo cuál?
Como el proyecto de Camila Vallejo para reducir la jornada laboral, que tuve que declarar inadmisible. Actué como una persona de Estado, porque de lo contrario no hubiera cumplido mi mandato constitucional. Me han pasado varias situaciones como esas, pero me he sentido cómodo en el cargo estos dos meses. Y los trabajo a concho.

Es más pega…
Sí, es bastante más intenso. Trabajo 16 horas diarias, estoy todo el día aquí, puedes preguntarle a cualquiera en el Parlamento. Igual no se me suben los humos a la cabeza por el cargo, dura doce meses y en ese periodo hay que tratar de dejar un sello.

¿Cuál va a ser su sello?
Seguir avanzando en la agenda de probidad y transparencia, ser un aporte en eso. Pero por sobre todo las cosas, para el hijo de un diputado ejecutado en la dictadura, va a significar un sello y un orgullo, tener la enorme responsabilidad de cerrar un ciclo de la vida política de este país y empezar uno nuevo.

¿A qué se refiere?
Se termina el binominal. Comenzamos un ciclo político en marzo del 2018 con un nuevo Parlamento, y eso va significar, desde todo punto de vista, tareas muy importante para nuestro país en términos de la democracia.

¿Los plazos van a dar para sacar adelante la agenda legislativa del gobierno? ¿Cómo ve el avance de los proyectos que están pendientes?
Faltaría a la verdad si dijera que la situación política que está ocurriendo en el seno de los partidos de la Nueva Mayoría, no han provocado algún espolonazo a la agenda legislativa. Por ejemplo, el proyecto de aborto en tres causales puede tener complicaciones, que podrían poner en peligro la causal de violación. Me preocupa que no nos pongamos de acuerdo en el proyecto de gobernadores regionales.

La DC amenazó que si no se avanza en el proyecto de gobernadores, no estarían sus votos para otros proyectos del gobierno.
El planteamiento no fue ese. Fui testigo presencial en el Comité Político. La DC dijo que este proyecto de ley,- ante la coyuntura política electoral de llegar con dos candidatos a la presidencial-, si lo sacábamos para noviembre, podría ser un elemento de unión para la coalición. Pero hay distintas visiones en torno a este proyecto. En todo caso, puedo dar fe que sí o sí lo vamos a sacar durante este gobierno. El gallito estará en torno a si comenzará a regir en las elecciones de este año o el 2020. Hay algunos que dan súper cuñas, pero por debajo de la mesa, lo torpedean. En el Senado están viendo a los gobernadores como competencia, creen que les van a hacer sombra. Esa es una visión pequeña.

¿Y cuál son para usted los proyectos prioritarios?
Primero, el proyecto de ley educación superior, que es el que pone la guinda de la torta a toda la reforma educacional, sin eso es como echar abajo el edificio que hemos venido construyendo en esta materia. Con la ley garantizamos que la ruta de la gratuidad, independiente del gobierno de turno, va a seguir adelante y no tendrá torpedos en la autopista. Para eso necesitamos orden de los partidos. Lo segundo es las modificaciones a la Ley de pesca. Siento que el gobierno se ha venido haciendo el desentendido, no vamos a permitir ni perdonar que pretenden ponerlas debajo a la alfombra. Ya está el informe de la FAO en poder de la Presidenta, pero desde enero que la agenda legislativa de pesca no avanza. Queremos proteger los derechos de los pescadores que se vieron vapuleados con una ley que todos sabemos cómo se construyó.Lamentablemente, en base al cohecho y corrupción, que tiene a senadores y exdiputados formalizados. Además de un listados de parlamentarios con aportes de empresas ligadas a las pesqueras.

PRESIDENCIALES REVUELTAS

Por primera vez, desde los 90′, irán con dos candidatos a la primera vuelta. ¿Cómo está la relación con la DC y cómo afecta esta decisión en la proyección de una coalición de centro-izquierda?
Yo soy de los que creo que tenemos que seguir intentando, hasta el último día, tratar de llegar con un solo candidato a la primera vuelta. Para eso tiene que haber flexibilización de ambas partes. No es positivo que quienes apoyamos a Guillier digan que es inviable seguir conversando con la DC, como tampoco es bueno que Carolina Goic ponga condiciones para un apoyo a Guillier en segunda vuelta. Tiene que existir una unidad de tal magnitud que signifique poner como horizonte la continuidad de nuestro programa transformador, con una candidatura en segunda vuelta, única, sin complejos, ni divisiones. Unidos todos tras el candidato de la centro-izquierda.

Está optimista usted diputado…
Todavía soy de los que creo que va a primar la cordura. Y aunque moleste en mi partido, creo que no debemos aislar o arrinconar a la DC, como pretenden hacer algunos. En política hay que asumir los errores propios. La decisión de la DC, nos guste o no, está asociada a las definiciones que nosotros tomamos.

Dejar caer a Lagos.
Creo que Lagos era la mejor carta, tenía el mejor programa, su problema era que no marcaba en las encuestas, pero sí garantizaba las primarias. No estaríamos en este escenario, si el Comité Central de PS no hubiera tomado una definición de acuerdo al termómetro de las encuestas. Para mí, como socialista, es triste ver que habrá debate del Frente Amplio y de Chile Vamos, mientras nosotros vamos a andar buscando firmas en las calles para poder tener una candidatura. Eso fue un error estratégico que nadie quiere asumir.

¿A quién responsabiliza de ese error?
A la mesa directiva anterior, esto comenzó a cimentarse en enero, cuando se definió hacer una consulta en abril. Ahí se cometieron los errores políticos que nos condujeron a esto. Falta autocrítica del partido. Muchos que incluso fueron gobernadores de Lagos terminaron votando por Guillier por las encuestas.

¿Entonces cree que el apoyo del PS a Guillier fue por conveniencia electoral?
Sería injusto graficarlo tan secamente. La decisión del PS tuvo mucho de eso ribetes, pero dentro del partido él también representa un rostro nuevo. Ahora, lo que tiene que hacer Guillier es sacar la voz, sacar al pizarrón a la derecha, dejar atrás el discurso de la independencia de los partidos.

¿Cómo ve la amenaza que puede representar Beatriz Sánchez y el Frente Amplio en la primera vuelta? Ella está subiendo en las encuestas y Guillier no sube.
Creo tener algo de experiencia política y eso no va ocurrir. Guillier será el candidato que pasará a la segunda vuelta y eso no significa que estemos exentos de dificultades. Tendremos que tener una posición, no de confrontación con el Frente Amplio, sino de visión futuro.

¿Para actuar juntos?
Para saber qué va a pasar. Qué pasa si Guillier gana con un 28 o 30 por ciento y Beatriz saca un 15 o 20 por ciento, qué va a pasar ahí. ¿RD se va a quedar en la casa para que gane Piñera? Es la pregunta que Boric y Jackson deberían respondernos hoy día. En muchas materias tenemos más elementos de similitud que diferencias. Pero ellos, lamentablemente buscan diferenciarse más de nosotros y atacan más a la Nueva Mayoría que a la propia derecha. Me pregunto si se van a quedar en la casa si llegamos a la segunda vuelta, yo no haría eso, como socialista, iría votar por Beatriz Sánchez. Espero que confluyamos en la construcción del país.

¿Y qué pasa con Piñera?
Me gustaría felicitar a Piñera por su personalidad, me sorprende enormemente. Dice cosas que con la cantidad de cuestionamientos que tiene, creo que otro político no se atrevería. Habló de doble estándar e incoherencia del PS. Él se olvida que gobernó en su oficina con un computador con las materias económicas y al otro lado del escritorio un computador con los movimientos de la bolsa. Chile no se merece volver a tener un Presidente que está en cuestionamiento permanente. Debiese estar dedicado a los negocios, que para eso es un experto. Pero para la política no, ya lo demostró en su mandato.

SIN PERDÓN DE DIOS

Ahora que tocó el tema de política y negocios, ¿usted sabía de las inversiones del partido?
De las inversiones sí sabía, pero no dónde estaban puestas las platas. El 90% de los socialistas de Chile no teníamos conocimiento de esto, excepto el Comité de Patrimonio y alguno que otro dirigente. Muchos aplaudimos los balances y buenos resultados. Se compraron sede en regiones, el edificio de calle París, pero jamás, de los 300 consejeros, a nadie se le cruzó por la mente, -entendiendo que quienes conformaban este Comité, eran personas inteligentes y transparentes, nadie ha dudado de su probidad-, que las platas estaban en SQM. A ningún socialista se le hubiera ocurrido que alguien iba a decidir colocar platas en la empresa del yerno de Pinochet. Ese ha sido el mayor de los dolores.

En pocos años, el patrimonio del PS creció considerablemente, ¿nadie se preguntaba cómo lo hacía el Comité, el tesorero del partido tampoco? Cuesta creerlo.
Dicen que Piñera está celoso de los resultados, ja, ja, ja. No, nadie preguntó nada. El Comité funcionaba de forma autónoma. Yo pensé que la plata estaba en la banca. Siempre creímos eso.

¿Cómo se ha sentido con esto? Algunos parlamentarios recibieron plata de SQM, pero en este caso el Partido Socialista ganó plata con SQM.
Esto nos ha golpeado a todos, ha sido muy fuerte para nosotros, porque esos bienes y esos recursos fueron por la lucha de nuestros compañeros del pasado, por eso recibimos la restitución de bienes. No hemos cometido ningún delito, pero ha habido una imprudencia que el Comité todavía no acepta. Es más, responden con una carta prepotente y soberbia diciendo que somos todos, poco menos, unos malagradecidos. Desde mi punto de vista, esos compañeros cuando tomaron esa decisión económica, traicionaron el principal patrimonio del PS.

¿Qué es?
Tener la distancia más profunda de todo aquello que nos vinculara a la dictadura militar, es decir, pusieron parte de nuestra plata en una de las empresas del yerno de quien nos persiguió, torturó y nos lanzó al mar. Lo que ellos hicieron no tiene perdón de dios. Tenemos que salir adelante de este tremendo golpe, pero no se sale acallando las críticas, si no cuando el Tribunal Supremo adopte medidas, quizás no expulsar, pero medidas ejemplificadoras, porque aquí se trastocó la ética del partido. Además hay empresas reguladas, entonces dejaron a los parlamentarios en una situación complicada.

Cuando se desató el escándalo por Penta y SQM, ¿en ningún momento el Comité alertó de estas inversiones?
Los antecedentes que yo tengo, es que en 2014, cuando Osvaldo Andrade supo que existían estas inversiones, inmediatamente dio al orden de que SQM quedara fuera de cualquier inversión. Me parece correcto lo que hizo, pero no se solucionó el problema. En ese momento, él pecó de confianza y ahora reventó con un reportaje televisivo.

¿Andrade debió trasparentarlo?
No, no estoy diciendo eso, él no lo dimensionó. Creyó que actuando bien, como lo hizo, se solucionaba el problema, pero no fue así. Esto es una lección de vida para el PS. Acá hubo un error inexcusable, el Comité está equivocado, poner plata en SQM es como haber puesto en una empresa ligada al narcotráfico. Una empresa manchada con la sangre de nuestros compañeros, no tiene perdón de dios. Como familiar de una víctima de violaciones a los derechos humanos, me causa un profundo desprecio y dolor.

¿Y qué pasa con las responsabilidades políticas?
No hay delito, es una imprudencia, aunque grave porque horadó algo fundamental del PS: nuestra independencia de este tipo de empresas, que además abusan de los ciudadanos. Las personas del Comité tienen que tener la humildad para admitir que se equivocaron. Hay que mostrar los rostros de quiénes tomaron esa decisión y cometieron ese error. Esa tarea la tiene que hacer el Tribunal Supremo.