En una entrevista con Radio Agricultura, el candidato Sebastián Piñera estaba hablando sobre las críticas a su declaración de patrimonio cuando contó un hecho muy particular de su vida.

“Yo soy un agradecido de Dios, de mi país y de mi familia. Mi familia me entregó lo más importante, cariño, educación, formación. Nada material” decía Piñera cuando lo interrumpió Sergio Melnick.

El ex colaborador de la dictadura le alegó que “así como nada, nada, nada no. Así mal no lo pasó”, ante lo cual el empresario prosiguió.

“Cuando mi padre estaba a punto de morirse llamó a sus hijos para repartir su herencia, y nosotros fuimos curiosos. El Negro me decía, en una de esas el viejo nos tiene una tremenda sorpresa. Llegamos y estaba muy serio, había una mesa con una pila de sobres. Agarró el más grande y me lo pasó a mí” relató el ex mandatario.

A continuación Piñera señaló que “Mis hermanos se pusieron nerviosos. Yo lo abro y era la cuenta del doctor, la cuenta del dentista, la cuenta del arriendo. Mis padres no dejaron nada material. Y por tanto siento que soy un afortunado pero también sé que le he puesto esfuerzo y pasión a ser un buen estudiante, un buen emprendedor, un buen senador, un buen presidente”.

Luego vendría lo más duro contra los que lo critican por su declaración de patrimonio: “Por qué tengo que avergonzarme y darle explicaciones a unos muchachos que no le han trabajado un peso a nadie y que se han dedicado toda su vida solamente a vivir de la calefacción del Estado y a criticar a todos los demás”.