Al menos cinco carabineros fueron dados de baja después de que se descubriera que vendieron sus armas de fuego personales sin respetar el protocolo establecido por la institución, que está envuelta en el megrafraude de la Mafia de la Intedencia.

Los cinco policías de una Comisaría de la comuna de San Bernardo, perteneciente a la prefectura Maipo, debieron reconocer la situación luego de una inspección habitual en la que no pudieron dar cuenta del paradero de las revólveres.

Según informó radio Biobío, se trata de seis pistolas de 9 milímetros, de las marcas Glock, Taurus y Magnum.

Cuatro de los involucrados mantenía un arma cada uno y uno de los uniformados tenía dos armas inscritas.

Este hecho se viene a sumar al robo de armas del interior de la Escuela de Formación Policial de Carabineros, entre ellas dos ametralladoras UZI, por el que se ha interrogado a cuatro miembros de ese recinto en calidad de inculpados.

Estos casos han hecho que la confianza de los chilenos por los carabineros haya sufrido una baja significativa en una encuesta dada a conocer este viernes, más aún después del fraude que afecta a Carabineros de Chiley por el que se encuentran imputados más de 60 personas, algunos de ellos generales.

El estudio del CEP, considerado el más serio del país, evidenció la considerable disminución de la confianza ciudadana hacia la policía uniformada, que cayó 17 puntos, al 37 %, en medio de la polémica en que se ha visto conmocionada la institución.