Se suponía que este viernes se oficializaría el cierre de la investigación del caso Caval para dar paso a la siguiente etapa que es la presentación de cargos contra los imputados. Pero no fue así, a petición de las defensas, el Tribunal de Garantía de Rancagua reabrió la causa, dando una prórroga de 20 días.

Los abogados de los principales implicados argumentaron ante que están a la espera de diligencias pendientes, por lo que se decidió dar estas tres semanas adicionales.

Consultado por el hecho, el fiscal Sergio Moya, dijo que el plazo de 20 días es breve y suficiente para acotar las diligencias.

Sobre la posibilidad de salidas alternativas, como procedimientos abreviados, el persecutor afirmó que “por ahora los procedimientos abreviados están descartados”, aunque matizó que de igual modo deben atender los requerimientos de las defensas.

“Calculamos que el juicio oral podría ser en noviembre”, agregó, respondiendo que las penas efectivas de cárcel van a depender de los atenuantes.

En el caso específico de Natalia Compagnon, especificó que los delitos que se le imputarían corresponden a penas de tres años y un día a cinco años.

Evitó, al respeto confirmar, si es que respecto de Compagnon pudiera llegarse a un juicio abreviado.