Jacqueline Van Rysselberghe reaccionó esta tarde a la decisión del Tribunal Constitucional de dar luz verde al proyecto de Aborto en Tres Causales, señalando que “para nosotros hoy fue un día triste. Lamentamos que hoy la vida en nuestro país no sea un valor absoluto”.

En este sentido explicó en Teletrece Radio que “si bien teníamos luces de que esto se podía aprobar, igual uno nunca pierde la esperanza de que el valor de la vida, sea un valor absoluto”.

Respecto al voto de María Luisa Brahm y su anterior vinculación con el primer gobierno de Piñera, la senadora dijo que “tengo la certeza de que él (Piñera) tiene el convencimiento de que la vida debe defenderse desde su inicio hasta su muerte natural”.

En este sentido argumentó que “en todas las exposiciones de la comisión de salud ningún científico pudo decir de que lo que está dentro del vientre materno es una vida en desarrollo”.

Consultada por la legitimidad del TC, la senadora dijo que “es imprescindible de que exista una instancia que determine si las leyes se ajustan a la Constitución, que es el marco que nos regula. Es necesario que haya un ente ajeno al Ejecutivo y al Legislativo, que marque la cancha donde uno tiene que moverse. Más allá de que el fallo no nos guste, el TC es una institución que es necesaria”.

Respecto a la implementación del fallo en el sistema de salud, la dirigenta de la UDI señaló que “vamos a estar mirando y viendo que el diagnóstico de inviabilidad fetal esté bien hecho y que no hayan falsos diagnósticos, matando niños que eventualmente estaban sanos. Vamos a estar mirando que esto no sea la fiesta de los violadores, dado que no hay obligación de ratificar la denuncia”.

La senadora gremialista precisó en Teletrece Radio que “nosotros a la ministra comunista del Sernam le planteamos que nos parecía una aberración, que no hubiese que ratificar la denuncia de violencia, porque si hace la denuncia el director del hospital y no se ratifica la denuncia, esa denuncia no queda en nada. Por lo tanto si efectivamente fue una violación, ese violador va a quedar sin castigo”.

“También le dijimos a la ministra del Sernam que nos parecía aberrante, que una niña menor de 18 años que no puede comprar alcohol, que no puede votar, puede abortar sin el consentimiento de sus padres” sentenció la senadora UDI.