El diputado de la Democracia Cristiana, Aldo Cornejo, manifestó todos los reparos que posee respecto a la forma en que se ha llevado adelante en su partido la candidatura presidencial de Carolina Goic, el acuerdo parlamentario con los partidos de la Nueva Mayoría y el trabajo en conjunto.

En entrevista con La Tercera, Cornejo señaló de entrada que “siempre fui partidario de que el tema parlamentario debía haberse resuelto constituyendo una lista de la Nueva Mayoría o, en su defecto, en un par de listas, pero siempre dentro del pacto. Eso no resultó y el fracaso de constituir un acuerdo parlamentario es responsabilidad de todos los partidos, no solamente de la DC”.

Añadió que un error garrafal en la falange, a su entender, es “la manera y el tiempo que duró la interrogante de si había acuerdo (parlamentario) o no, todo eso contribuyó a generar un clima muy complejo entre los diputados, tanto de los que están en ejercicio como de quienes aspiran a la Cámara; pero en fin, ya se terminó y hoy estamos enfrentados a una campaña que yo siento va a ser para nosotros muy trabajosa”.

Al ser consultado por un futuro acuerdo de segunda vuelta con los otros partidos oficialistas, aseguró que “soy partidario, en este sentido, de una declaración explícita de apoyo recíproco”, sin tener que esperar los resultados de las elecciones, pese a lo expuesto por la carta falangista, Carolina Goic.

“Esta nebulosa que se ha instalado no le hace bien al pacto de centro con la izquierda, instala una duda que pone en tela de juicio la capacidad que tenemos de ponernos de acuerdo y construir mayorías, y eso me parece serio. Y cuarto, debe haber algunos interesados en mantener esta incógnita que le puede hacer mucho daño al partido, porque ¿cuáles son las acciones que le quedan a la DC después de lo que ella (Carolina Goic) ha dicho de ‘veamos después de los resultados’?”, recalcó.

Respecto al aporte de la campaña presidencial DC a los candidatos a la Cámara dijo que “es al revés creo yo. En algún minuto algunos sostuvieron que el problema de la candidata para despegar en las encuestas era que apareciera vinculada al partido. Y el partido para algunos, no para mí, constituía casi una mochila para la candidata. Y el tiempo ha demostrado que debiera ser al revés, de que nosotros a través de nuestra campaña parlamentaria debiéramos generar condiciones para que la campaña parlamentaria y la presidencial sean una, porque lo que no puede ocurrir y no debe ocurrir, es que la candidata marque hoy cinco puntos y el último resultado de la elección municipal sea trece. Entonces, algo está ocurriendo que muchos democratacristianos no están apoyando la candidatura presidencial. Y yo creo que la única manera de resolver ese punto no es alejando a la candidata de la campaña parlamentaria”.

“Quizás estoy pasado de moda, pero me parece raro esto que ocurre. Un comando en un lugar distinto, el partido en otro, una campaña parlamentaria separada de la presidencial, con logos y slogans distintos. Para la gente común y corriente es muy difícil entender, es complejo para nosotros, cómo no va a ser para el resto de la gente”, apuntó al mismo tiempo que reconoció que “yo leía el otro día declaraciones de (Fuad) Chahín que hablaba de un desafecto de la campaña presidencial y eso es cierto. Y cómo no va a haber desafecto si ninguno de nosotros tiene nada que decir en la campaña presidencial, nada. Ni dónde va ni con quién se reúne, nada. Y eso conduce a que haya desafección, lo que es malo, porque si a la candidata presidencial le va mal, nos va mal a todos y creo que eso aún no se ha entendido. A mí me parece mal”.