Un sincero mea culpa realizó este viernes la diputada comunista, Camila Vallejo, luego de pagar al Instituto de Ciencias Alejandro Lipschut (ICAL) por 8 asesorías que cayeron en copy paste.

En entrevista con Radio Sonar, la parlamentaria PC sostuvo que “me fallaron, me hago cargo y decidí terminar el contrato” con ICAL.

Por su parte, aseguró que está dispuesta a pagar con su dieta parlamentaria todo el dinero que se fue en estos informes plagiados.

Tras comentárselo al secretario de la Cámara, Miguel Landeros, Vallejo afirmó que la respuesta que recibió fue que mejor esperara la auditoría que realizará la Corporación.

Ciper apuntó a que Vallejo pagó 6,2 millones de pesos por los 8 informes requeridos. El medio antes citado precisa que ICAL copió 59 de 75 páginas del informe elaborado en 2016.

Entre los pasajes de este escrito aparece una publicación de The Clinic de 2002 sobre la historia del asbesto en Chile.