Durante la tarde de este lunes, el gobierno de Estados Unidos niega haberle declarado la guerra a Corea del Norte. Esto luego de que el ministro de Exteriores norcoreano, Ri Yong Ho, afirmara lo propio y señalara que Pyongyang se dispone a “todas las opciones” para responder.

“No hemos declarado la guerra a Corea del Norte, y francamente, sugerir eso es absurdo”, declara la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en una conferencia de prensa.

“Nunca es apropiado que un país dispare contra las aeronaves de otro país cuando se encuentran sobre aguas internacionales”, indica además.

Sus dichos llegan como respuesta a lo manifestado por Yong-ho, quien amenazó con “el derecho a derribar bombarderos estratégicos estadounidenses aunque no estén dentro del espacio aéreo” de su país.

De todos modos, y pese a la declaración de la Casa Blanca, el Pentágono aseveró que está preparado para ofrecer “opciones” militares a Trump si Corea del Norte continúa con sus “acciones provocativas”.

Antes de las declaraciones del canciller norcoreano recogidas por la agencia Yonhap, la nación asiática envió una carta a la ONU en la que indicaba que los dichos de Trump de la semana pasada eran lo mismo que un “intolerable insulto al pueblo coreano, una declaración de guerra contra Corea del Norte y graves amenazas a la paz mundial”.