Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Deportes

9 de octubre de 2017

Relato de un angustiado hincha de la Roja: Polola brasileña lo pateó por esta razón

"Tengo mi corazón dividido, porque a propósito del camino al Mundial que vive la selección chilena, mi polola brasileña me pateó". Así comienza este escrito en el que el hombre en cuestión explica que "todo (ocurrió) porque con el partido con Ecuador me puse a chupar como animal de puro contento y al final terminé diciéndole que a su país le íbamos a meter la pelota hasta por debajo de la lengua".

Por

El conocido Doctor Cariño del Diario La Cuarta recibió una particular carta de parte de un angustiado hincha de la Roja que fue pateado nada más ni nada menos que por su polola brasileña, justo a poco del trascendental partido que enfrentarán los dirigidos de Pizzi ante el «Scratch» en Sao Paulo por la última fecha clasificatoria rumbo al Mundial de Rusia 2018.

«Tengo mi corazón dividido, porque a propósito del camino al Mundial que vive la selección chilena, mi polola brasileña me pateó».

Así comienza este escrito en el que el hombre en cuestión explica que «todo (ocurrió) porque con el partido con Ecuador me puse a chupar como animal de puro contento y al final terminé diciéndole que a su país le íbamos a meter la pelota hasta por debajo de la lengua».

A renglón seguido, según narró, la mujer «agarró sus cosas y se fue. Pensé que había sido una cosa de un momento a otro y que se solucionaría, pero no, ella se fue a Río».

«Y desde allá me dijo que estaba harta de mí y que ya no me soportaba. Que no llamara más. Estuve tres meses con esa mujer y la extraño demasiado», cerró.

Pues bien, al respecto el Doctor Cariño le señaló que «primero, en tres meses para que haya una pelea tan rasca y ella parta a su casa dándole el filo, está clarinete que la mujer no está ni ahí con usted y que lo pasó chancho hasta que duró».

Añadió que «seguramente, se apestó de sus excesos con la bebida y sus salidas de madre bajo la influencia de ésta.
Para que se ponga contento, le voy a dar dos consejos. Primero, si la extraña mucho, váyase a Sao Paulo, vea el triunfo de Chile y de puro contento la pasa a ver si es que lo pesca. Segundo, si la reina lo rechaza, hágase pebre con los compatriotas».

«Al final los amores pasan y la pasión por un país a veces es más importante que cualquier cosa. Cómprese el pasaje en hartas cuotas y hágala lueguito. ¡Vamos Chile, carajo!», sentenció el consejero.

Notas relacionadas