“Cuando Pinochet fue detenido estallamos de felicidad gozosa”, recordaba en 2009 en una entrevista con El País de España el director de The Clinic, Patricio Fernández.  Como se sabe, The Clinic nace poco después de aquel acontecimiento histórico del 16 de octubre de 1998 y se inspira, de hecho, en la London Clinic donde permaneció internado el genocida.

Para situarse en los hechos habría que recordar que en la capital inglesa era ya de noche. Y el entonces senador vitalicio se encontraba en una clínica privada donde lo habían operado de una hernia.

De golpe, sin esperarlo -imaginaron muchos- a la habitación donde se hallaba el tirano ingresaron agentes de la Policía Metropolitana de Londres para comunicarle la orden de detención.

La orden para privarlo de libertad y someterlo a proceso emanaba del juez español Baltasar Garzón, quien buscaba que Pinochet respondiera por los crímenes de ciudadanos españoles en dictadura.

En ese momento, y en medio del júbilo de millones de chilenos y otros miles de personas en el mundo, y el reclamo de algunos por estas latitudes, partía el proceso judicial que, dirían los meses, terminaría con Pinochet libre y sonriente en su llegada a Chile.

Sólo para refrescar la memoria, el por esos años alcalde de Providencia, Cristián Labbé, presionaba para que liberaran al tirano y, a modo de medida de fuerza, evitaba que el municipio retirara la basura de la embajada británica.

Aquella sede diplomática, junto con la embajada de España, eran los lugares donde los partidarios de Pinochet llegaban día a día hasta que su líder fuera liberado. Esto después de que el ministro del Interior, Jack Straw, decidiera denegar la extradición el 2 de marzo de 2000, poniendo fin al bullado proceso.

“La detención creó un precedente histórico en el derecho internacional, con el problema de que este derecho se está utilizando para perseguir a criminales de naciones africanas sin tomar en consideración que políticos en el poder de naciones de la OTAN han cometido crímenes contra la humanidad”, afirmaría a EFE Carlos Reyes, ex presidente del grupo Chile Democrático  Reyes, en alusión a los procesos del Tribunal Penal Internacional de La Haya.