El senador y candidato presidencial de Fuerza de Mayoría, Alejandro Guillier, mandó derechito al psiquiátrico a la carta independiente, José Antonio Kast, luego de que este jueves llegara al Servel acusando al periodista de “estafa electoral” por no presentar aún su programa de gobierno completo.

Según consigna Emol, Kast explicó que “este requisito legal busca que quienes aspiran a la más alta magistratura del país, cuenten con un plan de gobierno exigible por la ciudadanía una vez electos, por lo cual no basta solo cumplir con la entrega, sino que el contenido del mismo debe constituir el programa oficial de la candidatura”.

Respecto al “compendio” que presentaría Guillier previo a primera vuelta presidencial, Kast arremetió con que ello “constituye abiertamente una estafa electoral a toda la ciudadanía, dando cuenta de manera indubitada e indubitable que el señor Alejandro Guillier no ha dado cumplimiento al requisito dispuesto en el artículo 9° de la ley 18700, esto es, la presentación de su programa oficial de gobierno, como sí lo hicimos todos los demás candidatos presidenciales”.

Pues bien, en medio de esta polémica, Guillier le pidió a Kast “que se pegue una pasadita por el psiquiátrico porque hace rato que anda fuera de foco. (Usa el tema) como de campaña electoral y hay algunos que son capaces de mirar el país, de mirar las soluciones y hay otros que les gusta el cambulloneo y les gusta la pelea chica”.

Agregó que “yo tenía una gran imagen de él, más allá de que piense distinto. Pero ha sido decepcionante ver que no hay ideas y hay puras descalificaciones. Yo no veo que se construya país así. Ahora si ese es el tenor que lleva el país, es una pena”.

¿Qué dijeron desde la otra trinchera?

Kast contestó que “con la salud mental de las personas no se juega (…) le recomendaría que el también fuera a conocer la realidad (del hospital psiquiátrico) de las personas que están allí. Y le voy a decir, entre hoy y mañana voy a ir al psiquiátrico, pero que el entre hoy y mañana muestre las firmas que recolectó en San Ramón, yo también fui a hacerme un examen de pelo y le regalé un narcotest, yo no sé si se lo habrá hecho o no, que se lo haga y que vaya a hacerse el examen de orina y de pelo así como yo me lo hice”.

“No he pasado a llevar a nadie, he dicho las cosas por su nombre (…) que se haga cargo de sus dichos y de sus volteretas, porque dice una cosa un día y señala otra cosa otro día”, cerró.