José Antonio Kast, candidato presidencial de la derecha chilena más dura, ha dicho hasta el cansancio que lo que se juega el domingo 19 de noviembre no es la presidencia propiamente tal, sino quién pasa a la segunda vuelta. En ese sentido, el diputado se tiene fe. Afirma que su convicción es que pasen él y Piñera, y que el balotaje se convierta en una disputa que deje fuera a la izquierda. De todos modos, porque las encuestas dicen otras cosa, se pone en el escenario que no sea así.

“Lo que tengo claro es que si yo no paso a segunda vuelta, mi primera tarea es trabajar para que no salga el candidato de la izquierda, y para mí el candidato de la izquierda que podría salir que es al que estoy tratando de alcanzar, es a Alejandro Guillier, así que voy a seguir firme en esa tarea, porque claramente a este país le hace daño la continuidad del Gobierno de Michelle Bachelet”, comenta en conversación con Cooperativa.

Para el ex UDI, Piñera ya está instalado en la segunda vuelta y la cosa entonces es quién lo acompañará el 17 de diciembre. “Si él pasa y yo no paso, primero mi adversario sigue siendo Guillier, mi adversario no es Sebastián Piñera, lo que sí va a depender de lo que pase esta semana porque puedo llegar a votar por Piñera, pero si la gente ve que a mí me siguen cuestionando, que Piñera dice que prefiera a Mariana Aylwin que a José Antonio Kast, todas esas cosas al final van distanciando a la gente y creo que en eso ha tenido una conducta muy errática”, apunta.

En otros tópicos, Kast se refirió también a la polémica que instaló semanas atrás cuando habló de la tenencia de armas como forma de hacer frente a la delincuencia. “Lo que he dicho es que el que quiera tener un arma y cumpla con los requisitos para poder tenerla, la puede tener”, resuelve.