Oliver Stone, director de películas como “Nacido el 4 de julio” y “Asesinos por naturaleza” aparece en la lista de casos vinculados con acoso en Hollywood.

El asunto data de principios de la década del 90′ y denuncia la actriz Melissa Gilbert, quien se diera a conocer siendo apenas una niña cuando interpretó a Laura Ingalls en la serie de TV “La pequeña casa en la pradera”.

Afirma Ingalls que cuando la audición de la película “The Doors” (1991), ella se presentó para interpretar a Pamela Courson, novia de Jim Morrison, papel que finalmente le fuera otorgado a Meg Ryan. La actriz habla de venganza del director y afirma que dejó la audición llorando.

Según narra la actriz, entonces de 27 años, Stone preparó una escena que quería ser “interpretada físicamente para él en la sala de audición”.

“Era una escena tan humillante y horrorosa que no lo hice y salí llorando de allí”. “Me dijo ‘Escribí la escena entera’. El personaje estaba apoyada de manos y rodillas diciendo ‘Házmelo, cariño’. Realmente algo sucio y horrible. Y él se animó a decirme: ‘Quiero que la representes para mí'”, cuenta.

“A cualquiera de las personas que hacían las pruebas se les decía que las escenas se ensayarían e interpretarían, a partir de un guión, con mi directora de casting, Risa Bramon García, presente en todo el proceso, para garantizar un entorno seguro para todos los actores que se presentaban”, fue la reacción del director ante la denuncia.

“Hicimos pruebas para docenas de actores y se hizo claro desde el principio que nuestro filme iba a ser una película de rock and roll lasciva y sin restricciones”, agrega.

“No hubo un intento de ofender personalmente a ningún actor particular”, sentencia.