Pese a que se ha esmerado en aclarar que en ningún momento cuestionó el actuar del Servel ni del sistema electoral en Chile, lo cierto es que el candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera, ha logrado encender en la derecha esa sensación de duda en la pasada primera vuelta, todo esto gracias a su acusación sin pruebas respecto a la existencia de votos marcos en favor de Guillier y Sánchez.

Según consigna El Mostrador, hay una serie de audios que han comenzado a circular por diferentes grupos de WhatsApp. En éstos se habla de una mano negra que habría influido en que el ex Jefe de Estado sólo consiguiera un 36% de los votos el pasado 19 de noviembre.

De acuerdo al medio antes citado, la periodista de Radio Agricultura, Pilar Molina aparecería como la receptora de un mensaje que acusa “robo de votos” en un local de Recreo, en la Región de Valparaíso. Se cita:

“Pilar, yo estuve de apoderada general aquí en el local de Recreo. Hablé con los otros apoderados generales. Tuvimos que correr y yo estaba desesperada rescatando los votos. En más de 20 mesas rescaté más de 20 votos. ¡Nos robaban los votos pero sin asco! Nulos para el lado, nulos para el otro lado, iba gente que estaba sentada en las mesas que no tenía nada que ver, era insostenible y la persona a cargo del local no dice nada. Esto pasó en distintas partes del país porque hemos estado en contacto los apoderados generales (…) Necesitamos urgente apoderados de mesa para diciembre. Si no hay uno de punto fijo en cada mesa fijándose en los votos, nos van a ganar igual que ahora, porque ahora Piñera no sacó el 36 por ciento, nos robaron los votos, se los pasaban a la Sánchez”.

Hay que recordar que en la explicación de su acusación sin recurrir al Servel, Piñera argumentó que se había basado en una serie de hechos dados a conocer por los propios medios de comunicación:

“Muchos medios de comunicación, importantes medios de comunicación, incluyendo canales de televisión, radioemisoras y medios escritos informaron profusamente de un conjunto de denuncias ciudadanas respecto a votos que habían sido previamente marcados en favor de algún candidato, suplantación de identidad que impidió al verdadero ciudadano votar, e incluso un muy comentado intento de robarse una urna”.

Recalcó que “todo lo dicho lo dije en forma absolutamente responsable y lo ratifico, puesto que corresponde a la pura y santa verdad ¿Cuáles fueron los medios que informaron estas denuncias? Los canales de Televisión TVN, Canal 13 y Chilevisión; radios Cooperativa, Agricultura y ADN; medios escritos o electrónicos, La Tercera, La Cuarta, Publimetro, El Mostrador, entre otros porque fueron muchos más”.

Junto con aclarar que jamás cuestionó a las instituciones en Chile, Piñera se defendió indicando que “sólo dije que los medios habían informado sobre denuncias ciudadanas en el sentido que, según palabras textuales de mi declaración ‘alguien se avivó en las mesas y marcó el voto antes que el elector, es decir, que el elector pudiese manifestar su preferencia'”.

En otros pasajes, el exPresidente aclaró que “lo que realmente me gustaría comprender es por qué ninguna autoridad de gobierno tuvo reacción alguna ante las informaciones profusamente difundidas por los medios de comunicación respecto a denuncias ciudadanas, y que solamente reaccionan ahora cuando yo simplemente recuerdo en forma responsable y fidedigna lo que muchos medios de comunicación el día y la noche del domingo 19 de noviembre”.

En medio del revuelo generado por sus dichos, esta mañana Piñera concedió una entrevista a radio Bío-Bío en la que reiteró que “nunca he acusado fraude”. Junto con ello, criticó que “la opinión del Gobierno y Alejandro Guillier es exagerada”.

Insistió en este punto pidiendo que “no seamos inocentes”, ya que “la reacción es orquestada y planificada”.

Al ser consultado por si se arrepentía de la bomba electoral que lanzó, contestó que “yo me arrepiento de muchas cosas”.

Acusación sin pruebas: A 24 horas, Piñera todavía no respalda denuncia de fraude electoral – The Clinic Online

Ya transcurrió un día completo desde que el candidato presidencial de la derecha dijera en una entrevista radial que en la primera vuelta hubo gente que recibió votos que ya venían marcados con las opciones de Guillier y Sánchez. Ha insistido en el hecho, pero hasta el momento no ha mostrado evidencias del supuesto fraude.