La investigación por fraude al fisco en contra del exalcalde de Ñuñoa, Pedro Sabat, comienza una nueva etapa luego que el Fiscal Jefe de la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente, Carlos Gajardo, derivara los antecedentes recopilados por el persecutor Roberto Sahr -hasta ahora 14 tomos- a la Unidad de Lavado de Dinero, Delitos Económicos y Crimen Organizado (ULDDECO), dependiente de la Fiscalía Nacional, con el objeto de definir nuevas diligencias y cursos de acción.

La nueva estrategia -anunciada un mes después que los denunciantes, el concejal de Ñuñoa Jaime Castillo y el exconcejal de la comuna Pablo Vergara, presentaran un informe con antecedentes ante el fiscal Manuel Guerra, el 15 de noviembre pasado- prentende esclarecer el origen de la fortuna del exedil y aclarar una serie de movimientos sospechosos desde sus cuentas corrientes.

Tal como reveló The Clinic en el reportaje “Los depósitos secretos a las cuentas de Pedro Sabat”, publicado en junio del año pasado, existirían una serie de transacciones contempladas en un informe elaborado por Carlos García de la Huerta, ex director jurídico de la Municipalidad de Ñuñoa, donde se detallan una serie de traspasos sospechosos realizados por funcionarios municipales, contratistas, proveedores e incluso concejales, tanto hacia las cuentas bancarias de Sabat como pagos realizados desde éstas. En el informe figuran su chofer, una secretaria, un empleado de la corporación de deportes, y los concejales José Luis Rosasco y Víctor Caro. También sus hijos Franco y Marcela Sabat.

La información recopilada en ese entonces generó que varios concejales del municipio presentaran una carta al alcalde Andrés Zarhi calificando el hecho como de “extrema gravedad”. Según detalló la misiva, existirían “cientos de millones de pesos depositados por personas anónimas y funcionarios municipales, decenas de millones de pesos depositados por contratistas y proveedores de la municipalidad, decenas de millones de pesos en transferencias bancarias de personas relacionadas al municipio a las cuentas bancarias del exalcalde Pedro Sabat… “¡Esto tiene que ser conocido y analizado por el concejo Municipal!”.

Del análisis de las cuentas del exedil, apoyado en el informe emanado de la unidad anticorrupción de la fiscalía, elaborado tras la apertura de cuentas solicitada por el exfiscal de la causa José Antonio Villalobos, se desprende una serie de detalles que fueron enunciados por los querellantes de la causa: depósitos anónimos en efectivo por 53 millones, depósitos de sus hijos Franco y Marcela por más de 146 millones, depósitos de funcionarios por 21 millones, depósitos de concejales por casi 8 millones, pagos a contratistas del municipio por 13 millones y a otros funcionarios de la entidad por 34 millones de pesos.

Se estima, según el análisis del mismo informe, que los dineros no justificados por el exedil bordearían los 750 millones de pesos.