El director de CMPC, Bernardo Matte, admitió que siente una profunda vergüenza por el hecho de que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) haya eximido a la Papelera de las multas por el bullado caso de la colusión del confort que afectó al bolsillo de los chilenos por cerca de 10 años.

Vale decir que el perdonazo de dicha firma se debió a que se acogió a la delación compensada dentro del caso, por lo que el castigo fue sólo otorgado a SCA.

Según consigna el Diario Financiero, Matte indicó que está tranquilo con la decisión, pero “como dijimos, no es algo que nos cause mayor alegría, sino vergüenza“.

Añadió que “este ha sido un proceso doloroso, triste para nosotros, y ojalá nunca más en mi vida se vuelva a repetir. No fue nada de fácil”.