La comunidad hispana en Estados Unidos reaccionó de manera furiosa luego de que el hit mundial Despacito, interpretado por los puertorriqueños Luis Fonsi y Daddy Yankee en su versión con Justin Bieber, no obtuviera ninguno de los galardones por los que competía este 28 de enero en la edición número 60 de los Premios Grammy, con sede en New York.

That´s What I Like, de Bruno Mars, obtuvo la estatuilla como mejor canción del año, a pesar de que Despacito ha sonado hasta el hartazgo en todas partes, convirtiéndose en pocos meses en el video con más visitas de YouTube, obteniendo el número uno en los puestos de éxito en más de 45 países, y escalando incluso, en su remix con Bieber, al primer lugar en la lista Hot 100 de Billboard.

“No nos vamos con las manos vacías esta noche”, dijo Luis Fonsi en su cuenta de Instagram como respuesta a la reacción de miles de usuarios. “Romper la barrera del idioma y unir al mundo con una canción es el mejor premio que uno puede ganar. Sigamos compartiendo nuestra cultura y nuestra música latina con el mundo entero. Gracias por apoyarnos, esto es solo el comienzo”, concluyó. El post ha obtenido ya más de 260 000 likes.

Por su parte, Daddy Yankee subió un breve video a Twitter en el que dice: “Bueno, veo las reacciones en Internet, muchas gracias, me encantó el show. Felicito a Luis Fonsi…. y a todos mis latinos”.

Algunas de las reacciones de los fans tildaron a la Academia de la Música de racista, y otros llegaron a declarar que aunque no morían especialmente con la canción, había que reconocer que Despacito se había escuchado “desde la casa de tus abuelitas hasta en un Prius en Burbank”, California.

Luego de un distanciamento marcado presuntamente por egos profesionales, Fonsi y Yankee volvieron a unirse para cantar juntos el tema en la gala de premiaciones que los consagró.