¿Problemas en el Ejército Alemán? Usan palos de escoba como ametralladoras

De acuerdo a Russia Today, en septiembre de 2014 Alemania envió un batallón mecanizado para labores OTAN en Noruega. No tenían visores nocturnos, no tenían armas pequeñas y sobre todo, sus vehículos blindados no tenían armas.

Según relata Russia Today el ejército alemán ya no es confiable como hace un tiempo. De hecho las fuerzas armadas o Bundeswehr no disponen de medios para renovar sus vehículos, aviones de guerra y Armada.

En septiembre de 2014 Alemania envió un batallón mecanizado para labores OTAN en Noruega. No tenían visores nocturnos, no tenían armas pequeñas y sobre todo, sus vehículos blindados no tenían armas.

En esa situación los soldados tuvieron que usar palos de escoba pintados de negro montados sobre los vehículos para simular ametralladoras.

En noviembre 2017 se descubrió que ni la mitad de los tanques alemanes están en condiciones de afrontar un combate.

Las fuerzas aéreas están aún en peor condiciones. “Desastre catastrófico” fue la frase usada en off por un alto oficial de la OTAN, refiriéndose al estado del ejército alemán bajo su mando. Solo 7 helicópteros de combate de 67 están en condiciones.

La Armada tampoco funciona mucho. En octubre un submarino chocó con una roca durante una extraña maniobra, siempre en Noruega, dejando a Alemania sin flota submarina (tenían 1 nomás funcionando). Los otros dos submarinos a disposición de Berlín serán usables desde mitad 2018.

La imagen de los soldados alemanes no es de las mejores, y no por la Segunda Guerra. Oficiales acusados de pedofilia, soldados acusados de abusos sexuales son solo las últimas cosas dadas a saber.

También existe un controvertido tema acerca de las simpatías de las fuerzas especiales con el régimen hitleriano. Durante investigaciones en 2017 se hallaron, en cuarteles, imágenes de las SS, de Hitler y de otros jerarcas.

La última es que pillaron oficiales y soldados intentando armar un atentado con bombas que serviría para inculpar refugiados y migrantes.

The Clinic Newsletter
Comentarios