Durante la última EuroCopa, que se jugó en Francia, un país por sobre los otros se destacó no solo por sus resultados, sino que por el alma de su pueblo.

¿Recuerdan la hinchada que junto a sus jugadores mimaban los geysers islandeses, que es también la imitación de un grito de guerra vikingo?

Además de hacerlo tras las victorias y las derrotas, los habitantes de la pequeña isla europea acogieron así a sus héroes cuando llegaron de vuelta.

El pequeño equipo se clasificó a los mundiales de Rusia 2018. Lo curioso es que ya se vendieron 66.000 tickets para ver los partidos, y el país cuenta solamente con 350.000 habitantes. O sea que más del 20% de la población islandesa estará en Rusia viendo los partidos, un auténtico evento de masa.

La isla quedará vacía.