“En las últimas semanas, diversos actores políticos y sociales, indicaron la necesidad de que no continuara al mando de Carabineros de Chile, las razones esgrimidas son variadas y apuntan en general a una presunta ausencia de control en la institución”.

Con esas palabras el renunciado general director de Carabineros, Bruno Villalobos, anuncia a través de un video las reflexiones que detonan su salida de la institución.

“Desde las redes sociales y los medios de comunicación se difunden muchas veces de manera irresponsable informaciones falsas que manchan el honor de oficiales y suboficiales, degradando nuestra credibilidad institucional” alegó el uniformado.

En la misma línea aseguró que “llevo más de dos años al mando de una institución permanente del Estado de Chile, cuya labor cotidiana hace que los ciudadanos valoren más allá del juicio que en esta coyuntura pesa sobre nosotros”.

Luego añade que “las críticas recibidas en el último tiempo, si bien son legítimas y comprensibles, en un contexto de desconfianza generalizada hacia todas las instituciones, no pueden ni deben condicionar nuestro actuar institucional”.

Villaobos continúa diciendo que “Estoy seguro que este clima de sospecha y hostilidad hacia Carabineros de Chile, y especialmente hacia mi persona, no le hacen bien a Chile”.

En la parte final de su alocución manifiesta que “Estoy convencido que estos tiempos difíciles que nos ha tocado vivir quedarán en el pasado, y servirán para construir nuevas bases en la institución que he servido por casi 40 años”.

Para sentenciar, Villalobos señala que “Quiero pedir perdón por aquellas acciones que puedan haber expuesto la credibilidad de Carabineros de Chile”.