Abogada de la Universidad Central, Trinidad Steinert trabaja desde los 29 años en el sector público. Primero, en la desaparecida Corporación de Asistencia Judicial y, luego, desde el comienzo de la Fiscalía Metropolitana Sur.
— Yo soy de la fiscalía sur, nacida, criada y espero morir ahí—, describe.

Streinert, dirigente de la Asociación Nacional de Fiscales, que según ella representa al 90% de los persecutores en ejercicio del país, estuvo presente en la última cuenta pública del Ministerio Público, donde el Fiscal Nacional, Jorge Abbott, pronunció las ideas que abrieron una discusión en los últimos días.

“Los fiscales debemos estar conscientes de que nuestras decisiones, tomadas en sede administrativa, pueden impactar el funcionamiento de otras instituciones, como el Congreso Nacional, si es que afectan los quórum de votaciones legislativas, alterando con ello la representación popular que sus miembros ejercen”, fueron las palabras de Abbott.

¿Calificarías de “graves” las palabras del Fiscal Nacional en su cuenta pública?
Más que graves, nosotros las encontramos desafortunadas, y como gremio siempre hemos sostenido que no compartimos dichas apreciaciones. Los fiscales debemos estar siempre bajo el principio de igualdad y de objetividad ante la ley. Entendemos que sus palabras se dan en el marco de un discurso, y que por lo tanto no es una instrucción.

Pero alguien, desde afuera, sí podría pensar que estas palabras pueden generar un efecto “inhibidor” en los fiscales, como dijo Carlos Gajardo en CNN.
En eso no estoy de acuerdo. Nosotros los fiscales adjuntos operativos estamos claros que nuestro actuar debe ser en atención a la Constitución y la Ley. Y como lo dicho por el Fiscal Nacional no está en el marco de un oficio o instrucción, entendemos que son palabras poco afortunadas, cierto, pero nosotros nos vamos a atar a lo que corresponde, que son la Constitución y la Ley.

La Asociación ha sido crítica de algunos aspectos del Ministerio Público. Por ejemplo, por la no existencia de una preparación previa para ser fiscal.
Es una falencia de los fiscales que ingresan hoy. Reconocemos que el Ministerio Público tiene cursos de capacitación, pero estos son aislados, no son habilitantes para ser fiscal. Imagínate que el Poder Judicial tiene academia, incluso Carabineros y PDI tienen similares para su formación. Y resulta que uno de los organismos más importantes de la persecución penal, quizás el más relevante, no tiene un centro de estudios o formación. No existe, y es importante que la gente sepa que hay una falencia.

¿Esa falencia se traduce en algo concreto? ¿Falta de conocimiento técnico o investigativo?
Es necesario que un fiscal esté preparado para litigar como corresponde frente a los tribunales de justicia. Y que se le den las herramientas para ello.

Hace poco, como Asociación se opusieron a la postulación de Raúl Guzmán, jefe de la zona Sur, a la fiscalía Centro Norte. ¿Por qué?
Nosotros nos opusimos desde el 2015 a la nominación de Raúl Guzmán, pero no es algo contra él. Nosotros como Asociación entendemos que un fiscal regional, en ejercicio de sus funciones, en atención a lo que dice la Constitución, no puede postularse a un cargo de fiscalía regional mientras está en ejercicio de sus funciones.

La Ley es clara: “el cargo de FR durará ocho años, no pudiendo repostularse, sin perjuicio de otros cargos, que pueda tener dentro del Ministerio Público”. Pero lo que han dicho algunos regionales, desde hace tiempo, es que la ley hace una diferencia. Piensan que la ley sólo atañe a repostulaciones a su misma región. Nosotros, como Asociación, entendemos que eso no es Constitucional, ya que el espíritu de la ley dice que no se puede volver a
postular al cargo de fiscal regional en cualquier zona.

En una entrevista de 2017 alabaste el “apoyo” que Abbott llegó a entregar a ciertas investigaciones, como la de SQM liderada por Gajardo y Norambuena. ¿Sigues pensando lo mismo?
Pasa que el fiscal nacional ha demostrado su apoyo en muchas instancias, y nosotros lo valoramos. Incluso, lo hemos aplaudido. Por ejemplo, él también considera que la persecución penal debiese ser en todo ámbito responsabilidad de los fiscales. Que no necesitemos una querella del SII, por ejemplo, para poder acusar o llegar a condenas por
delitos tributarios.

Otro aspecto destacable fue la carta enviada al exministro Aleuy en el contexto de Operación Huracán. Donde él defendió la democracia, y que los fiscales tengamos autonomía e independencia. Por eso se decidió no perseverar en la Operación Huracán, apenas se dieron cuenta de que había pruebas que adolecían de falsedad.

Pero Abbott sí tuvo que ver en la remoción de Norambuena y Gajardo del caso SQM
Siempre he pensado que el trabajo de ellos (Norambuena y Gajardo) fue un aporte para la institución. Ellos discutieron e iniciaron investigaciones complejas que pusieron en la palestra pública. Su salida obedece a un ámbito personal, y nosotros como gremio nunca nos hemos metido allí. Sí puedo decir que nosotros los valoramos por su trabajo acucioso. Ahora, entendemos que las palabras del Fiscal Nacional fueron un poco desafortunadas. Y entendemos que lo que debe primar, son los principios antes mencionados.

Pero ellos han hablado públicamente de las implicancias de Abbott en su renuncia. ¿No eres crítica de esa decisión?
Eso es un tema de ellos. Pero nosotros, como asociación, siempre defenderemos la igualdad ante la ley. Siempre.