En el año 2015, se levantó la primera farmacia popular de Chile, ubicada en Recoleta. La iniciativa, pionera en el país, permitió que se implementara en varias comunas de la zona norte, centro y sur.

Un informe realizado por la Contraloría sobre la farmacia popular de la comuna de Daniel Jadue, develó algunas falencias en su gestión, reporta El Mercurio.

El texto, que fue realizado el año pasado y que analizó las cuentas del año 2016, encontró fallas en el presupuesto, rebajas de inventario no justificadas y recursos utilizados para pagar deudas municipales.

Uno de los puntos que destacó el órgano contralor tiene que ver con los recursos que entregó el municipio a la farmacia. Según consigna el medio, estos ascendieron a $318,7 millones, monto que difiere del señalado por la directora del Departamento de Salud, María Eugenia Chadwick, correspondiente a $133,4 millones, y también con lo aprobado por el concejo municipal ($220,2 millones).

Según detalla la Contraloría, los $318,7 millones se distribuyeron de acuerdo a los requerimientos solicitados por Chadwick. Consultada por eso, la directora señaló que “hay varias cifras que efectivamente no cuadran” y que para esto ya están trabajando en un “informe para responder a la Contraloría”.

“Para nosotros no hay duda de cómo se produjo, sólo que la Contraloría no lo entendió”, expresó también la funcionaria municipal.

La municipalidad por su parte, detalló que el 64% de los $318,7 millones del municipio fueron utilizados para el pago de las deudas con laboratorios y proveedores de medicamentos. El informe de Contraloría en cambio sostiene que su uso fue “para el pago de compromisos anteriores que tenía el Departamento de Salud Municipal”, agregó.

En la administración de Recoleta, Chadwick aseguró que el alcalde Jadue “instruyó un sumario a propósito del informe de la Contraloría para que quedara meridianamente clara la situación del inventario”.