Después de tres días, la estudiantes que mantenían tomada la Casa Central de la UC depusieron la movilización.

La decisión se tomó luego de consultar con las bases el acta de acuerdo firmada el domingo con el rector Ignacio Sánchez.

Tras la reunión en la víspera, la autoridad había manifestado que esperaba que la respuesta de las alumnas fuera “positiva y que incluya una definición de entrega de la Casa Central”.

Para llegar al acuerdo, las alumnas habían hecho llegar un petitorio en el que se pedía que se resguarde a los “estudiantes, funcionarios y académicos según sus necesidades” y “cualquier persona envuelta en un proceso de investigación deberá ser suspendido de su cargo y de ser declarado culpable ser desvinculado de la universidad”.

Mientras se espera que Sánchez hable, el Confech llamó a una nueva movilización para el 6 de junio y además instó a tomas feministas en todas las casas centrales de los planteles.