Final feliz tuvo la historia de Maribel Joseph, que perdió la custodia de una de sus hijas tras la determinación del Tribunal de Familia. La niña de solo 11 meses había sido enviada a un hogar del Sename como medida cautelar.

La ciudadana haitiana fue desvinculada de su trabajo por estar embarazada, razón por la cual se acumuló de deudas y perdió la habitación en donde vivía. Tras dejar a la menor a cargo de una familia en Viña del Mar, para trabajar y apalear las dificultades económicas, el caso fue investigado por la Oficina de Protección de derechos de la zona. La niña, de nombre Yeritza, fue quitada a su madre.

Tras realizar la investigación pertinente, el Tribunal de Familia ordenó que la menor debe regresar con su mamá, que es apoyada por un grupo de chilenos.