Un Kiki Challenge en la explanada del Templo Votivo de Maipú le terminó saliendo caro a la alcaldesa de la populosa comuna, Cathy Barriga, ya que fue sancionada por Contraloría.

El hecho ocurrió el pasado primero de agosto y fue ampliamente viralizado en redes sociales, siendo subido por la misma autoridad comunal a una de sus cuentas.

La acción fue sancionada por Contraloría luego de denuncias que terminaron un sumario que determinaría el presunto uso de recursos públicos para la acción.

Según una nota de La Tercera, el ente supervisor determinó que hubo uso de recursos municipales en una función ajena al órgano comunal, para realizar este viral que consiste en bajarse de un auto en movimiento y bailar la canción In My Feelings, de Drake.

La sanción que ordenó la Contraloría fue un 10 por ciento de su sueldo mensual y una anotación de demérito “en el factor de calificación de dos puntos”.

Con esto el monto de la multa sería de poco más de 530.000 mil pesos de acuerdo al sueldo bruto de la edil informado en la página de transparencia.

De acuerdo a lo informado en la nota, el ente que se dedica a velar por el correcto funcionamiento de los órganos del Estado, ese día se utilizó una camioneta Toyota 4 Runner de la Municipalidad de Maipú, vehículo que iba a ser usado para una actividad oficial con la gerencia de la empresa Aguas Andinas.

Al regreso de este encuentro, la alcaldesa pidió que en el recorrido pasaran por la Plaza Monumento y el Tempo Votivo, para supervisar algunos elementos de la celebración del Día del Niño, que se realizaría días después.

Estando en el frontis del Templo Votivo, los funcionarios Oscar Alegría, Luis Japaz, además de la alcaldesa Barriga, señala la Contraloría, usaron el vehículo para interpretar el viral del Kiki Challenge.

El órgano señala que no se pudo acreditar que el video correspondiera a una actividad municipal o al cumplimiento de un objetivo o función propias del municipio.

La sanción fue notificada esta tarde en el mismo municipio de Maipú, por parte de funcionarios de Contraloría, los que además tomaron la medida disciplinaria de censura y una anotación de demérito contra el funcionario Oscar Alegría.