Una dura reflexión ante el 46 por ciento que declaró como ganador de la primera vuelta presidencial en Brasil a Jair Bolsonaro, hizo el diputado socialista Marcelo Díaz.

El parlamentario sostuvo que “Brasil vota por alguien que admira a Pinochet, justifica abuso a las mujeres, el asesinato y la tortura, es homofóbico y xenófobo”.

A continuación sostuvo que “¿Cómo es posible? Izquierda debe reflexionar y reaccionar con fuerza contra la corrupción, defender la democracia y hacerse cargo de seguridad y economía”.

En una línea totalmente contraria fue lo escrito por el excandidato presidencial José Antonio Kast, quien aseguró que “Nunca en la historia de Brasil, un candidato había superado los 48 millones de votos en primera vuelta. Es el triunfo de la libertad y la derrota de la izquierda que dejó el país en ruinas. Felicitaciones”.

Algo similar escribió el senador Manuel José Ossandón, quien dijo que “hay grandes noticias en Brasil”, agregando que “El candidato por la seguridad y los valores arrasó y la ex presidenta e icono de la corrupción Dilma Rousseff
no fue electa senadora. Los brasileños se cansaron, despertaron y hoy salieron en masa a decir no más izquierda”.

La encuestadora Marta Lagos en tanto, comentarista habitual de política en Twitter, sostuvo que “Un Chávez de derecha gobernará el quinto país mas grande del mundo, y un tercio de la población de la región. Nicaragua y Venezuela nos parecerán problemas menores al lado de lo que puede venir desde Brasil”.

Heraldo Muñoz, ya había posteado este domingo en Twitter que “Con 94% de votos escrutados en Brasil el ultraderechista/racista Bolsonaro obtiene 46,9% y Haddad 28,8%, por lo cual habría balotaje. Haddad tendrá que transformar segunda vuelta en una nueva elección, con unidad de todos los demócratas…Y aprender las lecciones”.